Local

Interior baraja el montaje para el tiroteo de la casa cuartel de Leitza

Las balas halladas no son las de ETA y pierde fuerza la hipótesis del atentado.

el 29 nov 2009 / 21:06 h.

TAGS:

Varios agentes de la Guardia Civil en la puerta de la casa cuartel de Leitza, donde ha tenido lugar el tiroteo.
La investigación de la Guardia Civil sobre los sucesos de la pasada madrugada en la casa cuartel de Leitza (Navarra), donde un agente ha resultado herido de bala, acumula cada vez más indicios que hacen descartar la hipótesis del atentado, según informaron a Efe fuentes de la lucha antiterrorista.


Estas fuentes añadieron que aunque la investigación continúa abierta, toma fuerza la posibilidad de que se trate de un montaje creado por el propio agente ya que se ha constatado que la munición encontrada en el lugar de los hechos es la habitual en la Guardia Civil y no en ETA. En concreto corresponde a la marca Santa Bárbara que habitualmente suministra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, mientras que la banda terrorista suele emplear otro tipo de marcas que se pueden adquirir en el mercado como GECO o FN.


Además, el artefacto localizado con la luz del día a 100 metros de la casa cuartel es un tubo de PVC, que trata de simular un lanzagranadas, y no cuenta con ninguno de los dispositivos que suelen contener estas armas.


Asimismo, las mismas fuentes precisaron que el agente no presentaba ningún tipo de hematoma en el pecho, algo que es habitual cuando se reciben impactos de bala a pesar del uso del chaleco antibalas. Fuentes consultadas llegaron a indicar que en ocasiones se puede producir hasta la fractura de alguna costilla.


En un primer momento, y según la propia declaración del afectado, sus heridas habían sido provocadas por uno o varios individuos armados, presuntamente miembros de la banda terrorista ETA, a los que supuestamente sorprendió cuando se disponían a colocar un artefacto explosivo en los aledaños de la casa en torno a las 3.30 horas.


No obstante, a medida que avanzó la investigación de la Guardia Civil, esta hipótesis comenzó a perder peso, según informó el Ministerio del Interior. El agente herido presentaba cuatro impactos de bala en el pecho que impactaron en el chaleco antibalas y otro en el brazo por lo que tuvo que ser atendido de urgencia en el Hospital de Navarra, donde fue rápidamente trasladado. Este guardia civil, malagueño de 34 años que responde a la identidad de Salvador Menéndez, ya se encuentra en planta donde evoluciona favorablemente de sus heridas con pronóstico menos grave.


Nueva etapa en navarra. Según informaron a Europa Press fuentes próximas al agente, hacía poco tiempo que Salvador Meléndez había sido destinado a Leitza procedente de Galicia, aunque ya había servido anteriormente en la esta localidad. Concretamente, Menéndez se encontraba allí cuando en 2002 ETA asesinó a un compañero al que le explotó una bomba colocada junto a una pancarta. Salvador Menéndez está casado y no tiene hijos. Su familia reside en Málaga, aunque al conocer la noticia decidieron desplazarse hasta Pamplona.

El agente, que fue ingresado en el Hospital de Navarra donde se le intervino quirúrgicamente, evoluciona favorablemente, se encuentra ya ingresado en planta en el centro hospitalario de Pamplona con pronóstico menos grave. Menéndez llegó al hospital en una ambulancia medicalizada consciente y con las constantes vitales mantenidas, según informó el director médico del Hospital de Navarra en declaraciones a los medios.
Según el parte médico definitivo, leído a los periodistas por el director médico del Hospital de Navarra, Ignacio Yurs, en el Servicio de Urgencias se le apreció una "herida con dos orificios, uno de entrada en la cara ventral y otro de salida por la dorsal del antebrazo izquierdo, sin apreciarse ningún otro tipo de herida". Tras una exploración radiológica, se confirmó una "fractura abierta y conminuta de cúbito izquierdo", de la que se le intervino quirúrgicamente y ya se recupera.

  • 1