Local

Interior prima la continuidad con un nuevo jefe policial de la casa

El Ministerio del Interior cerró su organigrama con la designación del sevillano Francisco Javier Velázquez como mando único de la Policía y la Guardia Civil, una apuesta continuista que refuerza la actual línea de trabajo. (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 03:26 h.

TAGS:

El Ministerio del Interior cerró ayer su organigrama con la designación del sevillano Francisco Javier Velázquez como mando único de la Policía y la Guardia Civil, una apuesta continuista que refuerza la actual línea de trabajo. Las organizaciones sindicales le saludaron ayer exigiéndole modernidad y un aumento de sueldo.

Nacido en Castilblanco de los Arroyos (Sevilla) en 1951, Francisco Javier Velázquez era hasta ayer responsable de Protección Civil y tiene una larga experiencia de Gobierno: su primer cargo público, como director del gabinete del Secretario de Estado para la Administración Pública, se remonta a diciembre de 1982, en el primer Ejecutivo de Felipe González. Tras pasar por varios puestos en los gobiernos del PSOE y el PP, en 2004 fue nombrado secretario general para la Administración Pública, cargo que ocupó hasta que en septiembre de 2006 fue designado director de Protección Civil.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que el nombramiento de Velázquez como director general de la Policía y la Guardia Civil da "continuidad" al actual equipo del departamento, una forma de reconocer el buen trabajo realizado en los últimos años. "La mejor prueba de esta continuidad es que Paco Velázquez no viene de fuera, sino que cambia de un puesto a otro", incidió.

"Lo ha hecho muy bien en Protección Civil, conoce la casa, nos conoce a todos y si los equipos marchan bien, lo mejor es que sigan", añadió, antes de confirmar la continuidad del teniente general José Manuel García Varela y del comisario principal Miguel Ángel Fernández Chico como directores adjuntos operativos de Guardia Civil y Policía, respectivamente.

Velázquez sustituye en el cargo a Joan Mesquida, nuevo secretario de Estado de Turismo, del que ayer Rubalcaba subrayó que lo ha hecho "muy bien" en una responsabilidad "muy difícil". De paso, reconoció que en sus planes no estaba hacer "modificaciones estructurales" en el Ministerio ni en las cúpulas policiales y que Mesquida seguiría en el cargo si no lo hubiesen reclamado desde Turismo, afirmación con la que quiso salir al paso sobre los rumores que apuntan a que la salida de Mesquida se precipitó por su mala gestión en el caso de la investigación a clínicas abortistas y mujeres que habían abortado.

A negociar. En líneas generales, el nombramiento de Velázquez fue recibido bien por los sindicatos policiales, que le reclamaron que modernice los cuerpos de seguridad, que sea dialogante y, sobre todo, que afronte de inmediato su principal reivindicación laboral: la equiparación salarial con los miembros de Mossos d'Esquadra y Ertzaintza. Los representantes policiales se reunieron ayer para certificar la unidad de acción sindical en este sentido y dar un plazo de 15 días al nuevo director para mantener la primera reunión.

Los representantes sindicales alabaron igualmente la experiencia en puestos de la Administración y la capacidad de gestión de Velázquez, del que se confía en que tenga el tiempo suficiente para hacerse con el cargo: es la tercera persona que lo ocupa en cuatro años.

Desde el principal sindicato policial, el SUP, se destaca Velázquez desempeñará bien su nuevo cometido si actúa como "un buen gestor y no tiene ambiciones políticas", características que, a su juicio, el nuevo director parece cumplir.

  • 1