Local

Interior sospecha que los traficantes querían hacerse pasar por policías

El Policía Local detenido pudo facilitar chalecos con los distintivos policiales a los narcotraficantes para que se hicieran pasar por agente.

el 22 sep 2009 / 19:37 h.

TAGS:

La Policía Nacional sospecha que el policía local detenido la semana pasada por narcotráfico pudo facilitar a la banda de traficantes chalecos reflectantes con el distintivo de la Policía Local para que se hicieran pasar por agentes. En la operación se incautaron tonelada y media de hachís, 3.000 dosis de anabolizantes, joyas, dinero y armas.


La Unidad contra la Droga y el Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional arrestó la semana pasada a 11 personas, de las que 10 fueron enviadas a prisión por orden judicial, entre ellos el policía municipal. En el registro de su domicilio y su taquilla en la Jefatura de Policía, los investigadores encontraron además un revólver del 38 con silenciador y la numeración borrada, lo que lo convierte en un arma ilegal.


Tras realizar 13 registros domiciliarios fueron localizados "numerosos chalecos reflectantes" con distintivos de la Policía Local, según informó ayer el Ministerio del Interior a través de un comunicado. La Udyco sospecha que se consiguieron gracias a la mediación del agente arrestado, y aún está investigando si son auténticos y pudieron ser despistados del vestuario oficial o si los traficantes encargaron réplicas usando uno auténtico como modelo. La Udyco está convencida de que la intención de la trama era emplearlos para hacerse pasar por policías en alguna fase de la distribución de la droga, según explicaron fuentes policiales.


La denominada Operación Pájaro se desarrolló entre Sevilla y Cádiz y logró la incautación de hachís procedente de Marruecos. El detonante se produjo el martes por la noche, cuando la operación se aceleró al saberse que una furgoneta procedente de Cádiz iba a trasladar casi 600 kilos de hachís a Sevilla. Iba precedida por dos coches de seguridad que circulaban a cierta distancia para dar el aviso si detectaban un control policial o algún otro riesgo para el envío.


Estos arrestos precipitaron a su vez el registro de una empresa de pollos ubicada en la localidad de La Rinconada, propiedad del cabecilla de la red; y de un gimnasio en Montequinto. Entre los 13 registros, los investigadores localizaron un zulo hidráulico en el que se guardaba una tonelada más de hachís, 3.000 dosis de anabolizantes en comprimidos y ampollas, más de 25.000 euros, armas de fuego y joyas. También se intervinieron 12 vehículos.


Recurrirán la prisión. Por otra parte, las defensas de los 11 integrantes de esta presunta red de tráfico de hachís recurrirán en los próximos días las órdenes de prisión que mantienen encarcelados a sus defendidos.


Los abogados de los detenidos recurrirán las órdenes de encarcelamiento dictadas por el juzgado, al mismo tiempo que se plantean elevar una queja al decano del Colegio de Abogados de Sevilla porque el caso se encuentra bajo secreto del sumario y ya se han hecho públicos datos por medio de una nota policial, antes de que ellos tengan copia de las declaraciones de sus clientes, según informaron a Efe fuentes de las defensas. La Policía Nacional hizo pública ayer una nota que aportaba datos básicos sobre esta operación.

  • 1