Local

Intimismo embriagador

el 27 may 2012 / 16:15 h.

TAGS:



Obra: 'Dos en compañía'


Lugar: Teatro el Duque del 25 al 27 de mayo

Compañía: "Choni Compañía flamenca"

Idea original: Asunción Pérez "Choni"

Dirección y Dramaturgia: Asunción Pérez "Choni" y Jorge Barroso "Bifu"

Interpretación: Manuel Cañadas y Asunción Pérez "Choni"

Dirección y Composición musical: Raúl Cantizano

Calificación: Tres estrellas

Aunque por su impronta tradicional y su origen folclórico el flamenco puede parecer un arte ancestral, lo cierto es que es un género relativamente joven, ya que apenas cuenta con dos siglos de existencia. De ahí su enorme potencial creativo y su capacidad para dialogar con otras manifestaciones de arte contemporáneo. Este espectáculo es un claro ejemplo.

El montaje nace como un esfuerzo de síntesis de un espectáculo anterior, ‘Tejidos al tiempo' que brotó de un hermoso encuentro entre la bailaora flamenca sevillana La Choni y el bailarín de danza contemporánea malagueño afincado en Sevilla, Manolo Cañadas. Con esta obra estos dos excelentes profesionales se embarcaron en un exhaustivo trabajo de investigación dancística. El resultado fue un producto repleto de magia y poesía que, mediante un juego de encuentro y desencuentro de los protagonistas y su baile, aúna el intimismo y la trasgresión propia de la danza contemporánea con el desgarro y la pasión del flamenco.

Esta nueva propuesta nace como respuesta a esta dichosa pesadilla que hemos dado en denominar "crisis". Y es que, se trata de un ejercicio de síntesis de ‘Tejidos al tiempo' que, haciendo hincapié en su condición intimista y la concepción poética de su puesta en escena, renuncia a la música y el cante en directo a favor de una mejor comercialización. Para ello combina algunas de las coreografías anteriores con otras nuevas que indagan en la poética de lo sobrio hasta el punto de llegar a extremos hasta ahora inéditos en el flamenco, como el baile por solea de la bailaora sin ningún tipo de acompañamiento musical, o el solo de Manolo Cañadas con bata de cola, una pieza absolutamente conmovedora que despliega ante nosotros un sinfín de imágenes sugerentes y seductoras. Al igual que cuando La Choni hace uso de la pantomima y un recurso de vestuario clásico para ser al mismo tiempo bailaor y bailaora, o su solo al principio, en la que el compás de sus tacones despliega toda la rabia de la desigualdad social que alumbró al flamenco en sus orígenes. Lástima que debido a las escasas dimensiones del escenario del Teatro el Duque esta coreografía no luciera como se merece.

Cabe destacar el esfuerzo de la bailaora por ajustar el compás de su baile a la música grabada, algo francamente difícil tratándose de un género como el flamenco que tiene un esquema rítmico tan complejo como cerrado. En ese sentido es justo reconocer también la labor de Juan Vergillos como compositor de las letras y Raúl Cantizano en la composición musical. Ambos consiguen, además de ofrecernos una visión singular de algunos palos flamencos como el fandango o la milonga, potenciar el lirismo de la propuesta sin renunciar a la carga dramática del flamenco.

  • 1