Local

Intoxicados por el mundo virtual

Navegar por internet, las redes sociales o jugar on-line se han convertido en actividades cotidianas a las que muchos, queriendo estar conectados, terminan enganchados, una adicción que ya se trata en una clínica de Estados Unidos.

el 16 sep 2009 / 08:14 h.

TAGS:

Navegar por internet, las redes sociales o jugar on-line se han convertido en actividades cotidianas a las que muchos, queriendo estar conectados, terminan enganchados, una adicción que ya se trata en una clínica de Estados Unidos.

Este excesivo apego a los mundos virtuales, común ya en países asiáticos como Japón, Corea del Sur o China, llamó la atención a un grupo de psicoterapeutas estadounidenses que decidieron crear el primer centro del país para la desintoxicación de usuarios de nuevas tecnologías (Heavensfield).

En las instalaciones, situadas en Fall City cerca de la sede del gigante informático Microsoft (Estado de Washington), se ofrece un programa denominado reStart que durante un mes y medio somete a los pacientes a una rehabilitación en plena naturaleza, con reintegración en un estilo de vida familiar y tratamiento individual sin acceso a los ordenadores.

"El uso de internet y videojuegos es altamente adictivo, es interactivo, y eleva los niveles de dopamina en el cerebro", aseguró Hilarie Cash, psicóloga fundadora del centro, quien afirmó que las probabilidades de que una persona se quede atrapada por la red son altas si uno no se da cuenta del problema y se impone limitaciones. El programa, con un coste de 14.500 dólares, abarca desde la adicción a los mensajes de texto, la dependencia de sitios como Twitter, las subastas y compra venta en la red, el uso excesivo de chats, así como la búsqueda compulsiva de información en internet y los juegos on-line.

juegos de estrategia. Esta última categoría es una de las más adictivas, especialmente cuando se trata de software de estrategia como el popular World of Warcraft, puesto como ejemplo en la web del centro, donde se recogen los testimonios de algunos usuarios de este pasatiempo. En un vídeo, varios jóvenes admiten que lo que empezó como un entretenimiento de una o dos horas al día terminó por convertirse en una necesidad que alteró sus vidas. "Todas las adicciones están acompañadas de una sensación de euforia y la gente quiere volver a ese estado una y otra vez. El cuerpo se habitúa y desarrolla tolerancia, por lo que la persona necesita más y más", explicó Cash.

El portal de la clínica norteamericana, Netaddictionrecovery.com, ofrece un test para conocer hasta qué punto una persona que pasa mucho tiempo conectada a internet sufre algún trastorno derivado, algo que podrían evidenciar comportamientos como el ansia por pasar más tiempo en red o descuidar a la familia.

Una lista de síntomas entre los que se encuentra la euforia desmedida por asuntos relativos a internet, desazón cuando no se está conectado, mentir, caída del rendimiento escolar o laboral, alteración del sueño, problemas físicos, y sentimiento de culpa.

Publicaciones como la American Journal Psiquiatry ya advirtieron sobre la necesidad de tomar en serio los excesos del mundo virtual que deberían ser reconocidos como signos de un desorden clínico. En un artículo publicado en 2008, el doctor Jerald J. Block hacía hincapié en la gravedad de esta "droga" del siglo XXI, que ya ha comenzado a mostrar sus efectos en Asia. "Después de diez fallecimientos en cibercafés y un asesinato relacionado con un videojuego, Corea del Sur considera la adicción a internet uno de sus asuntos más importantes de salud pública", manifestó Block.

problemas en asia. En China, más de un 17% de los adolescentes están completamente enganchados a la red de redes, lo que provocó que el Gobierno asiático pusiera en marcha una ley que regula un máximo de tres horas al día para jugar on-line. En Japón, por su parte, el problema es similar, si bien el país nipón cuenta con un fenómeno autóctono conocido como hikikomori, un calificativo que se aplica a los jóvenes que se aislan físicamente, huyen de las relaciones personales y pasan su tiempo encerrados viendo la televisión, enganchados a videojuegos y navegando por internet.

  • 1