Local

Inventan en La Rinconada una ducha más ecológica que ahorra agua

Los fontaneros Eloísa Medina y Manuel Sánchez crean un método para que no se pierda el agua fría del primer momento.

el 23 feb 2011 / 19:05 h.

TAGS:

Eloísa Medina y Manuel Sánchez son los autores.
Desde que nosotros abrimos el grifo de la ducha del baño hasta que llega el agua caliente del termo pasan unos 40 segundos en los que recibimos el agua fría. Es un tiempo en el que este preciado recurso se pierde, pero dos vecinos de La Rinconada han ideado la manera de evitarlo. Eloísa Medina, fontanera de profesión, al igual que Manuel Sánchez, no dudó ni un segundo en asociarse con él cuando éste le mostró la idea que llevaba bastante tiempo rumiando. Se trataba de un invento que, hasta la fecha, nadie había experimentando: un sistema de ahorro mediante la diferencia de presiones que se aplica a la ducha del baño.


"Vino a verme a la fontanería con un folio en el que aparecía el esquema del invento y le dije que si lo probábamos y funcionaba contara conmigo para lo que hiciera falta", recuerda la fontanera. "No me lo pensé dos veces: ya había trabajado conmigo en mi negocio y sabía que tenía cualidades para llevar a cabo nuevas ideas", apunta.
Él también lo tenía claro y por ello estaba decidido a probarlo para demostrárselo a su futura socia. "Estaba convencido de que funcionaría porque era un mecanismo que había trabajado mucho y sabía que daría resultados", señala. Y así fue, tras instalar el sistema y comprobar que su idea era factible decidieron asociarse para dar un empujón a su invención desde su pueblo: La Rinconada.

Lo primero que hicieron fue patentar la idea y convertirla así en su propio invento. "Yo tuve la idea pero sabía que la necesitaba para llevarla a cabo porque ella tiene muchos contactos y juntos hacemos un tándem perfecto", manifiesta el fontanero.

Se trata de un sistema por el cual no se desperdicia el líquido inicial que no se utiliza cuando solicitamos agua caliente de la red. Con el mecanismo esta agua fría va directamente a un depósito, que se ubica en el falso techo del cuarto de baño. De este modo, se consume cuando se demanda agua fría en cualquier grifo de la vivienda. En este sentido, sólo con activar el pulsador que se localizaría en la ducha, este sistema se activaría y desde el principio saldría agua caliente.

"La instalación de este mecanismo supondría un ahorro bastante importante en la economía familiar ya que se pierden alrededor de 5,5 litros por persona en cada ducha, de manera que una familia de cuatro miembros podría dejar de desperdiciar al año más de 8.000", subrayan.

Un aspecto a tener en cuenta también es que la instalación no es costosa, ya que no se sustenta por un apoyo eléctrico sino que funciona por la diferencia de presiones entre el depósito y las tuberías. Por ello, esperan con ilusión poder comercializar su invento. Para ello cuentan con la colaboración de la Diputación de Sevilla y próximamente crearán una web para darse a conocer.

  • 1