martes, 11 diciembre 2018
07:04
, última actualización
Cultura

Inventariadas las 109.000 piezas arqueológicas de la Colección Marsal

Los técnicos de Patrimonio han invertido nueve años para catalogar un conjunto de piezas que el coleccionista donó a la Junta en 2005.

el 16 ene 2015 / 21:08 h.

TAGS:

varios conjuntos que forman parte del Fondo Arqueológico Ricardo Marsal Monzón (FARMM). / EFE Varios conjuntos que forman parte del Fondo Arqueológico Ricardo Marsal Monzón (FARMM). / EFE El Fondo Arqueológico Ricardo Marsal Monzón (FARMM), integrado por 108.670 piezas y 43.667 documentos asociados a esas piezas, ha sido inventariado y clasificado por técnicos del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) tras nueve años de trabajo. Se trata de una de las mayores colecciones arqueológicas privadas que hayan sido donadas en España a la Administración para su uso científico, con piezas que van desde 3.000 años antes de Cristo hasta la dominación islámica de la Península. Las piezas fueron propiedad del coleccionista, ya fallecido, Ricardo Marsal, quien, en abril de 2005, formalizó la donación a la Junta de Andalucía de su enorme colección, también integrada por piezas únicas y de gran valor, entre ellas esculturas romanas e iberas, monedas de oro y plata de la edad antigua, cerámicas griegas, fenicias y púnicas y una serie de sellos de ánforas romanas, entre otras. Las 108.670 piezas han sido clasificadas en 2.864 conjuntos y equivalen a un total de 98.609 registros como fondos museográficos, a los que se suman 43.667 unidades documentales digitalizadas asociadas. Otras piezas de la colección. / EFE Otras piezas de la colección. / EFE De todo ese fondo han sido efectuadas 208.893 imágenes digitales de modo que, según han informado a Efe fuentes de la Consejería andaluza de Educación y Cultura, cada uno de esos registros lleva asociado, al menos, una imagen. El Fondo se encuentra depositado íntegramente en el Centro de Depósitos del Museo Arqueológico de Sevilla, en unas instalaciones expresamente concebidas y equipadas para albergar fondos arqueológicos en óptimas condiciones de conservación, seguridad y accesibilidad, según las fuentes. Para los técnicos del IAPH el FARMM destaca no sólo por el número de las piezas que lo componen sino también por contar con piezas y conjuntos de "extraordinario interés, ya sea por su naturaleza o por su peculiaridad". También por la variada naturaleza de los objetos -monedas, armas, esculturas, mosaicos, hebillas, ajuares domésticos y funerarios, vasijas y porcelanas, entre otros-, por su estado de conservación, ya que muchas piezas habían recibido tratamiento de conservación, y porque de "su inmensa mayoría" se tienen referencias de los posibles yacimientos o contextos de los que proceden. Por ese motivo, la existencia de documentación asociada a las piezas -croquis, dibujos, expedientes de restauración, entre otros-, hacen que el FARMM, a diferencia de lo que sucede con la mayor parte de este tipo de colecciones, posea "un alto interés para la investigación". Eso ha sido posible, según los técnicos, por "el interés del coleccionista en no discriminar objetos ni disociar materiales arqueológicos de un mismo contexto", como ha sido el caso, por ejemplo, de los procedentes de los ajuares funerarios. Marsal, además, estuvo interesado en recoger, ordenar y conservar la información contextual de cada pieza que iba adquiriendo, si bien esta información se considera mermada por no proceder de excavaciones científicas.

  • 1