jueves, 17 enero 2019
23:02
, última actualización
Local

Investigadores de Louvre y CNR de Italia analizan azulejos y yeserías del Real Alcázar con última tecnología

el 29 may 2012 / 11:29 h.

TAGS:

Equipos de investigación del Centro de Investigación y  Restauración de los Museos de Francia, Palacio del Louvre, y del  Consejo Nacional para la Investigación (CNR) de Italia participan  desde este martes en un proyecto europeo con el que se pretende  analizar con última tecnología no invasiva los azulejos, pinturas al  fresco y yesería del Patio del Yeso, los Palacios Gótico y Mudéjar y  el Cenador de la Alcoba de los Reales Alcázares de Sevilla.

La presentación de este proyecto, denominado 'Molab', se ha  llevado a cabo en el Patio de las Doncellas de este conjunto  arquitectónico Patrimonio de la Humanidad, donde el concejal de  Presidencia y Relaciones Institucionales del Ayuntamiento de Sevilla,  Javier Landa, ha puesto en valor el desarrollo de este proyecto  presentado por el Consistorio el año pasado y que es financiado de  forma íntegra con fondos europeos. Asimismo, han estado presentes la  directora del proyecto, María Dolores Robador, y los investigadores  participantes José Luis Pérez, profesor de investigación del Consejo  Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); Jacques Castaing, del  laboratorio del Louvre, y Laura Cartechini del CNR.

Este proyecto, autorizado por la Comisión Provincial de Cultura de  la Junta de Andalucía , pertenece al programa europeo Infraestructura  para la Investigación Avanzada del Legado Cultural (Charisma, por sus  siglas en inglés), que ofrece acceso gratuito a la instrumentación  científica más avanzada de la Unión Europea, permitiendo a los  investigadores, restauradores y responsables del mantenimiento y  conservación del patrimonio cultural realizar una avanzada  investigación.  

En concreto, esta acción se encuentra dentro del subprograma  'Molab' que permite usar equipos portátiles para realizar estudios  'in situ' con técnicas no invasivas, sin moverlas del lugar, sin  tomar muestras ni contacto con la superficie, una tecnología similar  a la diseñada por la NASA cuando se mandó la última sonda a Marte.

Así, el equipo de investigación del Louvre ha sido el primero en  llegar a la capital y ya trabaja en el Dormitorio del Rey Don Pedro,  mientras que próximamente llegará el grupo de investigadores de la  Universidad de Perugia, del Instituto de Ciencia y Tecnología  Molecular del CNR de Italia, quienes completarán la información  ofrecida por los primeros mediante el uso de técnicas  complementarias.

En este sentido, Robador subraya el desarrollo de una  investigación gratuita para la ciudad, pero que aportará nueva  información sobre el conjunto arquitectónico con el objetivo de  aumentar el conocimiento sobre este entorno y de cara a futuras  restauraciones. "Queda mucho por descubrir en el Alcázar, cuya  riqueza es inconmensurable, tanto a nivel cultural, material,  histórico o botánico. Es mucha riqueza y mucha historia la que aquí  tenemos y vamos avanzando en el conocimiento", señala.

En la misma, Castaing explica que su equipo trabajará durante  siete u ocho días en las instalaciones, con técnicas de rayos X,  llevando a continuación la información al Louvre para su análisis  pormenorizado durante los próximos meses. El investigador asegura  que, por el momento, se ha sorprendido por la cantidad de azulejos  amarillos del Palacio mudéjar, en los que se ha descubierto zinc,  "algo que no es habitual".

Igualmente, Pérez ha defendido el desarrollo de una técnica no  invasiva, que no requiere la obtención de pequeñas muestras para su  estudio como en otros casos, aunque apuesta porque se complementen  con diferentes estudios para conocer mejor el espacio y permita una  restauración más óptima que lleve a una mayor duración de los  materiales. Además, indica que la publicación y finalización de este  estudio, que analiza las primeras capas de azulejos y yesos, puede  tardar unos dos años.

  • 1