jueves, 21 febrero 2019
22:26
, última actualización
Local

Investigan a un gurú hinduista por esclavizar a sus seguidores

La Fiscalía de Granada abre diligencias tras la denuncia de familiares

el 29 jun 2010 / 19:00 h.

TAGS:

La Fiscalía de Granada ha abierto diligencias para investigar al supuesto gurú de la comunidad hinduista Vadika Pratisthana Sangha, el granadino Antonio Javier Plazas, después de que familiares de algunas personas de la congregación y ex discípulos denunciasen sus prácticas de manipulación y explotación laboral y sexual.

Una veintena de ex adeptos de la comunidad y familiares de actuales integrantes crearon hace un mes una asociación para acoger a las personas que deciden abandonar la congregación y unir fuerzas para denunciar a Plazas. A través del Defensor del Ciudadano, Melchor Sáiz-Pardo, presentaron ante las Fiscalía Superior de Andalucía documentos donde se recogían los testimonios de los miembros de la asociación y también el de una integrante del grupo que rechazaba las acusaciones. Posteriormente los datos se trasladaron a la Fiscalía de Granada como órgano competente para llevar el caso.
La asociación calcula que puede haber un centenar de afectados por Plazas en todo el país, y acusan a la comunidad de tratarse de una "secta" en la que el gurú, supuestamente, ha captado a "universitarias" a las que habría "esclavizado laboral y sexualmente". Ayer denunciaron las prácticas "de manipulación y explotación sistemática" que ejerce el líder a sus integrantes bajo una "fachada religiosa" para actuar impunemente y "alterando la personalidad de los miembros de la comunidad".

Ramiro Valduenza es familiar de uno de los actuales integrantes y admite no tener ningún contacto con la persona captada por Plazas. David Beriain, consiguió abandonar el grupo hinduista tras permanecer catorce años dentro. Explicó que fue un proceso muy largo que inició por su deseo de conocer la filosofía del yoga, con 18 años, "en una edad en la que era fácil de manipular". Recordó cómo Plazas hace creer a sus seguidores que están en deuda con él y les aparta de cualquier relación personal. También contó cómo el gurú castigó a una de las integrantes a no poder relacionarse con ningún hombre de dentro o fuera de la comunidad, al tener sospechas de que se estaba enamorando de alguien que no era él.
El psicólogo José Miguel Cuevas, asesor de la asociación de las víctimas y experto en sectas, indicó que el gurú responde al perfil de líder sectario, narcisista y egocéntrico que utiliza la "persuasión coercitiva", que consiste en el aislamiento de la víctima, a la que no sólo limita las relaciones personales, sino también el pensamiento crítico. Cuevas indicó que el líder imparte su discurso a personas que están sometidas a condiciones físicas límites, ya que duermen entre tres y cinco horas, con jornadas laborales de hasta 18 horas, sin contrato, con una mala alimentación y sin poder relacionarse con su familia. "El discurso se repite una y otra vez a personas ya de por sí cansadas, no sólo por su parte, sino también por todos los que tiene a su alrededor".

La comunidad defendió ante los medios, sin opción a preguntas, que están registrados y que no hay nadie secuestrado ni manipulado mentalmente porque su camino es el de "autorrealización", por lo que deducen que la trama responde a una "persecución religiosa" iniciada por personas que no tienen relación con la comunidad, que no pudieron acceder a ella y otras que fueron expulsadas.

  • 1