Irá al psiquiátrico por intentar volar su piso con una bombona en Dos Hermanas

Los propios vecinos fueron los que sofocaron el incendio provocado

el 20 dic 2009 / 21:08 h.

Intentó que el bloque de pisos en el que vivía saltara por los aires y, por ello, pasará los próximos cuatro años en un centro de internamiento. La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un hombre, que responde a las iniciales F.M.L., por intentar explosionar con una bombona de gas butano su vivienda, que está ubicada en Dos Hermanas.


La sentencia, consultada por Europa Press, precisa que sobre las 20.00 horas del pasado 14 de septiembre de 2008 el procesado se encontraba en su vivienda, "cuando decidió acabar con su vida". Con esa intención se dirigió a la cocina, cortó el tubo de la bombona de butano para que saliera el gas y prendió fuego "con la intención de que explotara, siendo consciente de que podía causar daños al resto de los vecinos". En ese sentido, el fallo aclara igualmente que el acusado mantenía relaciones conflictivas con el vecindario.


En este sentido, la Sala de la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla añade que, pese a ello, no consiguió provocar la explosión, aunque sí un fuego que tuvo que ser "rápidamente" sofocado por los vecinos, que fueron advertidos del peligro por el olor a gas y el humo que salía de la vivienda y decidieron entrar e intentar sofocar las llamas. También quisieron sacar al acusado del inmueble, al que encontraron "con un cuchillo en la mano", por lo que dieron el aviso pertinente a la Policía Local.


De igual modo, señala que, una vez que se personaron en el lugar de los hechos los agentes de la Policía Local, desalojaron el inmueble por el riesgo de explosión. Posteriormente, llegó una dotación de bomberos, la cual sacó la bombona del edificio cuando ésta todavía seguía expulsando gas y, una vez fuera, ventilaron el edificio. La sentencia añade además que el condenado tiene un problema de alcoholismo crónico que, con anterioridad, le había provocado un brote psicótico que determinó su ingreso en la unidad de Psiquiatría del hospital Virgen de Valme entre el 25 de septiembre de 2003 y el 10 de octubre de ese mismo año.


No obstante, precisa que no consta que el día de los hechos se encontrase con otro episodio psicótico que anulara su raciocinio o voluntad por el consumo de alcohol, si bien la ideación de perjuicio de los vecinos hacia su persona y la consolidación de su adicción "condicionaron de forma importante su capacidad de juicio y su comportamiento".
Por todos estos hechos, la Audiencia Provincial de Sevilla decidió condenar al acusado a cuatro años de internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario por un delito de incendio, concurriendo la circunstancia eximente incompleta de anomalía o alteración psíquica.

  • 1