Local

Irak caminará solo y con miedo

El aumento de los atentados en los últimos días crea incertidumbre en los ciudadanos.

el 19 ago 2010 / 19:50 h.

TAGS:

"¿Y ahora qué?". Es lo que se preguntan muchos ciudadanos iraquíes después de que el último batallón de combate estadounidense entrara en el vecino Kuwait, procedente de Irak. La mayoría de los iraquíes siente incertidumbre ante la nueva situación que vivirán tras la salida de EEUU de su territorio, donde, además, la violencia ha aumentado en las últimas semanas.

"El Ejército iraquí no es fuerte para afrontar la seguridad", señaló Chamel Abdalá, un taxista iraquí, que consideró que a Irak le espera un futuro incierto dada la ausencia de un consenso político desde las elecciones del 7 de marzo. Asimismo, los ciudadanos se muestran preocupados por el incremento de atentados durante los últimos días. De hecho, el martes, hace sólo dos días, hubo un ataque a un centro de reclutamiento del Ejército en Bagdad, que causó casi medio centenar de muertos, lo que lo convierte en uno de los atentados más mortíferos en lo que va de año.
Para disipar estos temores, el Gobierno iraquí afirmó ayer que las fuerzas de seguridad nacionales son capaces de asumir todas las misiones. El portavoz del Ejecutivo iraquí, Alí Al Dabag, explicó que el repliegue estadounidense se llevó a cabo con la planificación de ambos ejecutivos y subrayó que los preparativos de los cuerpos de seguridad de Irak son suficientes para afrontar los desafíos futuros. Sin embargo, el pasado día 11, el jefe del Estado Mayor iraquí, general Babakar Zibari, reconoció que el Ejército no estaría consolidado hasta 2020.

Por otro lado, el primer ministro iraquí en funciones, Nuri Al Maliki, en la reunión de ayer con el nuevo embajador de EEUU en Bagdad, James Jeffrey, destacó la importancia de "reforzar los lazos" entre ambos países. Jeffrey, asimismo, reiteró el respaldo de EEUU al proceso democrático y a los partidos de Irak en los esfuerzos para formar un nuevo Ejecutivo, que aún no existe.

Pero no todo fueron lamentos por la salida norteamericana. El joven Haizam Meky, de 17 años, declaró a la agencia Efe que no quiere volver a ver a los soldados "ni en sueños".

  • 1