Local

Irak condena a morir en la horca al ‘número dos’ de Sadam Husein

Tarek Aziz, en prisión desde la invasión en 2003, fue la cara del régimen en el exterior.

el 26 oct 2010 / 19:37 h.

TAGS:

Copia de la carta de la baraja facilitada por el Departamento de Defensa estadounidense con la cara del ex viceprimer ministro iraquí Tarek Aziz.

El ex viceprimer ministro iraquí Tarek Aziz, la principal figura del Gobierno de Sadam Husein durante más de dos décadas, fue condenado ayer a morir en la horca en el tercer juicio que se le sigue por delitos vinculados con su gestión.


La condena fue emitida por un tribunal supremo penal creado para enjuiciar a los representantes del régimen anterior, pero no es firme porque puede ser recurrida ante una corte de apelaciones, dentro de un plazo de treinta días.


De hecho, en caso de ser ratificada por el tribunal de casación, la decisión final queda en manos del Consejo Presidencial, integrado por el jefe de Estado y los dos vicepresidentes, que de por sí están con un mandato interino y pronto tienen que ser reemplazados. Además de Tarek Aziz recibieron la misma pena capital cuatro representantes del régimen de Sadam Husein, dentro de una causa en la que fueron procesadas 20 personas. Las sentencias fueron dadas a conocer en directo por la televisión pública mientras estaban presentes todos los acusados.


La causa está vinculada con la persecución decretada en los años ochenta en Irak contra militantes y dirigentes de partidos religiosos, que afectó especialmente a políticos chiíes. Tanto Aziz como los otros cuatro condenados a la pena capital fueron declarados culpables de asesinato premeditado y crímenes contra la humanidad, y también recibieron penas menores por el delito de torturas.


Aziz, de 74 años -marcado con el ocho de picas en la baraja que el EEUU distribuyó a sus soldados-, sufre de diabetes, hipertensión y otros males, conoció la condena impertérrito, ayudado por unos auriculares para oír mejor y sentado frente al juez que leyó la sentencia y en dos ocasiones le gritó para saber si estaba escuchando bien. El ex viceprimer ministro, vestido con ropas oscuras y algo despeinado, no hizo ningún gesto cuando fue condenado a muerte, y tampoco dijo nada cuando se retiró de la sala. No es la primera vez que comparecía ante un tribunal, porque ya ha sido condenado en otras dos ocasiones anteriores, a penas de 15 y 10 años de prisión, por otras causas vinculadas con violaciones de los derechos humanos durante el régimen de Sadam Husein.


Hasta la caída del régimen de Sadam Husein, en el 2003, Tarek Aziz estaba considerado como el número dos del Gobierno iraquí. Sadam era presidente y primer ministro, y Aziz, además de viceprimer ministro, llegó a ocupar la cartera de Asuntos Exteriores. Se rindió a las tropas estadounidenses que invadieron Irak el 24 de abril de 2003, y desde entonces quedó encarcelado en una prisión de máxima seguridad en Bagdad, de la que sólo ha salido para comparecer ante los tribunales de Justicia.


Aziz ya había sido condenado a 15 años de prisión -el 11 de marzo de 2009- por el asesinato de 42 empresarios en 1992 y a otra pena de siete años de cárcel -el 3 de agosto de 2009- por forzar el desplazamiento de kurdos desde sus regiones de origen. Hasta la caída del régimen de Sadam Husein en 2003 y desde 1979, Aziz fue el segundo de la administración civil.


Aziz nació en una modesta familia cristiana de rito caldeo de un pueblo cercano a Mosul (norte), recibió el nombre de Mikhail Johanna y era el único miembro cristiano del Gobierno de Sadam y uno de sus más estrechos colaboradores. Diplomado en Inglés por la Universidad de Bagdad, se interesó por la política desde su juventud, cuando se afilió al partido Baas (de ideología socialista-nacionalista panárabe), en el que compaginó la formación doctrinal con el entrenamiento militar. Fue en el partido donde, a finales de los años 50, conoció al que después sería el presidente iraquí, a quien permanecería vinculado ya de por vida.


Tras trabajar como periodista en los órganos oficiales del Baas, Aziz fue nombrado ministro de Información en 1974. Cinco años después y una vez que Sadam concentró todo el poder, desempeñó el cargo de viceprimer ministro hasta 1991, cuando fue designado ministro de Exteriores.
Ahora, y si los recursos de apelación no lo impiden, Aziz está condenado a morir de la misma forma que su mentor Sadam Husein: en la horca.

  • 1