Local

Irak exige al radical Al Sadr que deje la violencia si quiere hacer política

Con las armas no se puede hacer política. Éste fue el mensaje que le envió el primer ministro iraquí al clérigo iraquí Muqtada al Sadr, al que reclamó que desarme a sus activas milicias. (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 02:54 h.

TAGS:

Con las armas no se puede hacer política. Éste fue el mensaje que le envió ayer el primer ministro iraquí al clérigo iraquí Muqtada al Sadr, al que reclamó que desarme a sus activas milicias si quiere hacer política.

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, exigió la disolución de la milicia Ejército del Mahdi, leal al clérigo chií Muqtada al Sadr, como condición para permitir a sus seguidores que participen en el proceso político. "Se ha decidido que ya no tienen derecho a participar en el proceso político o en las próximas elecciones a menos que se desarmen", señaló Maliki en una entrevista con la televisión estadounidense CNN.

El ultimátum de Maliki fue rechazado de inmediato por los "sadristas", que calificaron esa amenaza como "inconstitucional", según declaró Salah al Obeidi, portavoz de Sadr, en el mismo programa de la CNN.

El Ejército del Mahdi, brazo militar de los sadristas, se resiste a abandonar las armas después de los últimos enfrentamientos entre la milicia y las tropas gubernamentales en la ciudad meridional de Basora, en los que murieron al menos 200 milicianos.

Se desconoce el número de integrantes del Ejército del Mahdi, aunque, según informaciones no oficiales, podrían llegar a los 25.000 y están especialmente presentes en la barriada de Ciudad Sadr, en el este de Bagdad.

Según señalaron ayer observadores en Irak, las palabras de Maliki podrían suponer el estallido de nuevos enfrentamientos entre los dos bandos. Los sadristas cuentan con un bloque propio en el Parlamento iraquí, formado por 30 diputados, y tenían cinco ministros en el Ejecutivo de Maliki hasta que se retiraron el año pasado por evidentes discrepancias con el primer ministro del país.

la respuesta. El clérigo radical chií dice, por su parte, que disolverá su milicia si cuenta con la aprobación del máximo liderazgo religioso chií de la ciudad santa de Nayaf.

"Muqtada al Sadr pedirá la opinión de los máximos responsables religiosos chiíes y cumplirá las órdenes [que le den]", remarcó el jeque Hasan al Zarqani en declaraciones a la prensa. El asistente de Sadr aludía al máximo clérigo chií iraquí, ayatolá Ali Sistani, que reside en Nayaf, donde se encuentra el principal centro teológico chií de Irak.

Mientras tanto, nueve personas murieron ayer y 31 resultaron heridas en un ataque estadounidense al este de Bagdad. Entre los fallecidos había un soldado de EEUU, el cuarto en 24 horas.

  • 1