Local

Irán descarta repetir los comicios pese a reconocer el pucherazo

Las protestas no han surtido efecto en Irán. El Consejo de Guardianes, órgano que debe validar las elecciones, ha descartado, incluso antes de anunciar el resultado del recuento de los votos, repetir los comicios. Desde EEUU, Barack Obama se declaró ayer "escandalizado"por la represión iraní.

el 16 sep 2009 / 04:42 h.

TAGS:

Las protestas no han surtido efecto en Irán. El Consejo de Guardianes, órgano que debe validar las elecciones, ha descartado, incluso antes de anunciar el resultado del recuento de los votos, repetir los comicios. Desde EEUU, Barack Obama se declaró ayer "escandalizado"por la represión iraní.

El Consejo de Guardianes anunciará hoy el resultado del recuento aleatorio efectuado en el 10% de las urnas de los comicios presidenciales del pasado 12 de junio, cuya anulación ya ha descartado de antemano. Los tres candidatos derrotados han denunciado supuestas irregularidades en favor del vencedor, el ultraconservador presidente Mahmud Ahmadineyad, y han solicitado la recepción de las votaciones. Los Guardianes han admitido en parte estas irregularidades, al aceptar el lunes que en al menos 50 ciudades del país se contabilizaron más votos que personas censadas.

"Si hubiera ocurrido una grave ilegalidad en las elecciones, el Consejo habría anulado los votos en las urnas, colegios, distritos o ciudades afectadas, como ya ha hecho en otras ocasiones en elecciones parlamentarias", dijo el portavoz del Consejo, Ali Abbas Kadkhodaei. "Pero afortunadamente, en estas elecciones presidenciales no hemos hallado rastros de fraude masivo".

Por su parte, el líder supremo de la Revolución iraní, ayatolá Ali Jamenei, aceptó ayer una propuesta del Consejo de Guardianes para extender cinco días más la fecha límite de presentación de quejas electorales.

En estas circunstancias, el presidente de EEUU, Barack Obama, se declaró ayer "escandalizado" por la represión contra los manifestantes en Irán y expresó su condena "enérgica" de las acciones "injustas" contra ellos. "Condeno enérgicamente estas acciones injustas", afirmó el presidente, que ha sido criticado en EEUU por no adoptar una posición más dura frente al régimen iraní. Las de ayer fueron sus palabras más contundentes en este sentido.

Un grupo de estudiantes miembros de las milicias islámicas Basij se concentraron ayer ante la Embajada británica en Teherán, pese a la prohibición del Ministerio del Interior. Según la televisión pública iraní, los estudiantes, que coreaban consignas en contra de EEUU, Gran Bretaña e Israel, exigieron el cierre de la sede diplomática que, según ellos, es responsable de los disturbios y de las manifestaciones. Los congregados arrojaron tomates y bolas de tinta contra el edificio, en el centro de Teherán, entre gritos de Alahu Akbar (Dios es grande) y la profesión de fe musulmana "no hay otro Dios que Alah". Al término de la manifestación, un clérigo ofreció un discurso en el que acusó a Londres de haber iniciado "su conspiración" dos meses antes de las elecciones para desalentar al pueblo iraní.

Por la tarde, el ministerio iraní de Asuntos Exteriores confirmó la expulsión de dos diplomáticos británicos a los que acusa de interferir en los asuntos internos del país tras las elecciones. A su vez, Reino Unido expulsó a dos diplomáticos iraníes "en respuesta a esa acción" que, según el Gobierno británico, "no tiene fundamento".

  • 1