Local

Irán levantará este año diez centrales para enriquecer su propio uranio

Ahmadineyad amplía su desafío a Occidente tras ordenar la fabricación de uranio altamente enriquecido, pese a lo cual espera que el diálogo nuclear tenga éxito.

el 08 feb 2010 / 19:56 h.

TAGS:

Un técnico trabaja en la central nuclear iraní de Bushehr.

Irán tensa aún más sus relaciones con Occidente al anunciar que iniciará hoy en la central de Natanz el enriquecimiento de uranio al 20%, aunque dice que interrumpirá la producción de combustible nuclear si llega a un acuerdo internacional.

Pero por si fuera pequeño este desafío, el director del Organismo iraní de la Energía Atómica, Ali Akbar Salehí, adelantó que a partir del 21 de marzo arrancará la construcción de las diez centrales nucleares, anunciadas por el presidente Mahmud Ahmadienyad, y que el reactor nuclear de Bushehr comenzará a operar en breve, una vez que finalice su última prueba.

Salehí, respecto al enriquecimiento de uranio, dijo que se trata de "un proyecto a largo plazo" y que "no se limitará a la producción de combustible para el reactor civil de Teherán". Según el responsable iraní, su país ya ha informado por carta al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y le ha indicado que el enriquecimiento podrá ser visitado por los inspectores internacionales. "Irán todavía está a la espera de que tenga éxito el diálogo, si es así, interrumpiremos la producción de combustible", afirmó, de acuerdo con la televisión.

El anuncio se entiende como una vuelta de tuerca más en el enconado pulso que el régimen de los ayatolá mantiene con algunas de las potencias más influyentes del planeta. Países como EEUU, Francia, Alemania y el Reino Unido acusan a Teherán de ocultar, bajo su esfuerzo atómico civil, un proyecto de naturaleza clandestina y aplicaciones bélicas cuyo objetivo sería la adquisición de un arsenal nuclear, alegación que Irán rechaza.

Como era de esperar sus reacciones no se hicieron esperar. Los responsables de Defensa de EEUU, Robert Gates, y de Francia, Hervé Morin, se pronunciaron ayer a favor de nuevas sanciones de la ONU contra Irán por su programa nuclear que, según insistieron ambos, tiene un objetivo militar. "Tenemos que encontrar una forma pacífica de resolver esta cuestión y para eso toda la comunidad internacional debe presionar", señaló Gates, tras reunirse con Morin en París.

El ministro francés insistió en que "toda la comunidad internacional ha intentado establecer condiciones de diálogo durante meses" con Irán, pero "no se ha conseguido nada". "Desgraciadamente, será necesario un diálogo internacional que conducirá a nuevas sanciones", añadió Morin.

La Unión Europea, por su parte, reconoció ayer su "preocupación" por el anuncio iraní, aunque insistió en su política de ofrecer a Teherán un acuerdo negociado sin descartar nuevas sanciones internacionales. Lutz Güllner, portavoz de la alta representante comunitaria, Catherine Ashton, recordó que Irán "no ha hecho nada" para recuperar la credibilidad de la comunidad internacional tras varias tandas de sanciones en la ONU por su programa nuclear.

Por ello, consideró que el anuncio es "preocupante". El portavoz comunitario recalcó que Irán "debería aceptar" una oferta internacional para enriquecer fuera de su territorio el uranio que necesite.

A este desafío nuclear iraní con supuestos fines bélicos se une la puesta en marcha de líneas de producción de aviones no pilotados. "Los aviones, Raad (Trueno) y Nazir (Heraldo), son capaces de llevar a cabo operaciones de vigilancia y búsqueda a larga distancia, e incluso ataques precisos", explicó el ministro iraní de Defensa, Ahmad Vahidi. Esta carrera armamentística se reforzará con la producción de baterías antiaéreas similares a las rusas tipo S-300, indicó el subcomandante jefe del cuartel general de defensa Aérea, Heshmatola Kasiri.

  • 1