Local

Irán libera a la mujer condenada a morir apedreada por adulterio

Una campaña internacional reclamó la liberación de Sakineh Ashtianí, presa desde 2005.

el 09 dic 2010 / 19:05 h.

TAGS:

Imagen cedida por la cadena iraní Press TV el 9 de diciembre de 2010 de Sakineh Mohammadi Ashtiani, ciudadana iraní condenada a morir lapidada por cometer adulterio, conversando con su hijo en un lugar no revelado de Tabriz, noroeste de Irán, el 4 de diciembre de 2010.

Un logro de la comunidad internacional. La mujer iraní Sakineh Mohammadi Ashtianí que fue condenada a morir lapidada, ha sido puesta en libertad y se encuentra en su casa de Osku, informó a Efe un portavoz del Comité Antilapidación en Holanda. Ashtianí habría sido liberada junto a su hijo, Sajad Ghaderzadeh, y el abogado de ésta, Javid Houtan Kian.

"Confirmamos la liberación de Sakineh", declaró Farshad Hoseini, del Comité Antilapidación en Holanda en conversación telefónica con Efe. "Creemos que es una gran victoria de la humanidad y también del movimiento contra la lapidación", añadió con emoción Hoseini, quien destacó el gran interés que este caso ha despertado. "La gente en todo el mundo deseaba su liberación", afirmó a la vez que resaltó que esta liberación se produce la víspera del Día Internacional de los Derechos Humanos.

La televisión estatal iraní mostró ayer un avance sobre un programa especial que emitirá hoy a las 20.35 hora local (17.00 horas en España) sobre Shakineh Mohammadi Ashtianí.
Las autoridades de Irán decidieron poner en libertad a Ashtianí tras las presiones internacionales de los últimos meses a través de una campaña mundial, a la que se unió este periódico.

El pasado 8 de septiembre, Irán suspendió la condena a muerte por lapidación de Ashtianí, quien estuvo encarcelada durante cinco años tras ser acusada de adulterio y de colaborar en el asesinato de su marido.
Ashtianí, de 43 años y madre de dos hijos, fue condenada a morir lapidada en 2006 tras acusarla de haber mantenido relaciones con dos hombres tras la muerte de su marido. Posteriormente también fue acusada de ser cómplice en el asesinato de su marido y desde entonces permaneció en una cárcel de Tabriz, en el norte de Irán.

Bajo la ley islámica, vigente en Irán desde la revolución de 1979, el adulterio puede ser castigado con la lapidación, mientras que otros cargos como asesinato, violación, robo a mano armada, apostasía o tráfico de drogas también contemplan penas capitales.

Campaña mundial. El abogado defensor de esta mujer iraní de etnia azeri, Mohammad Mostafai, salió del país a principios de agosto tras ser perseguido por la Policía iraní y, de esta forma, el caso de Ashtianí cobró notoriedad en todo el mundo. Desde ese momento, las presiones internacionales obligaron a las autoridades del régimen teocrático de Teherán a retrasar la aplicación de la sentencia contra Ashtianí. La movilización de la comunidad internacional se acrecentó después de que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que mantiene buenas relaciones con el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ofreciera asilo político a Ashtianí, demanda que fue rechazada por Teherán.

El hijo de Sakineh, Sajjad Ghaderzadeh, y Javid Houtan Kian, su abogado, fueron detenidos a principios de octubre junto a dos periodistas alemanes que los entrevistaban, después de meses de hacer campaña para que liberaran a su madre. Los reporteros también han sido liberados.

La primera reacción llegó de Italia. El ministro de Exteriores, Franco Frattini, celebró la liberación y agradeció a Irán el gesto.


  • 1