Local

Irán opta por la línea dura del régimen y otorga el triunfo a los conservadores

Irán mira al futuro con un voto de confianza al régimen conservador. Las elecciones, celebradas en medio de la denuncias reformistas, otorgaron a las corrientes tradicionalistas el 71% de los escaños. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 01:47 h.

TAGS:

Irán mira al futuro con un voto de confianza al régimen conservador. Las elecciones, celebradas en medio de la denuncias reformistas, otorgaron a las corrientes tradicionalistas el 71% de los escaños. "Los comicios son una derrota a la arrogancia", dijo el ayatolá Ali Jamenei, en alusión a EEUU.

Las corrientes conservadoras obtuvieron la mayoría de los 290 escaños del Majlis o Parlamento iraní, según los resultados parciales de las elecciones del viernes en Irán. El ministro iraní del Interior, Mustafá Burmohamadi, confirmó que los tradicionalistas lograron "más del 71% de los escaños", y que los demás grupos políticos ocuparon el 29% restante.

El ministro no especificó los escaños conseguidos por los conservadores, que concurrieron a la cita electoral bajo dos listas diferentes, una de ellas la que incluía a los partidarios del actual presidente del país, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

Denuncias. Varios partidos reformistas denunciaron que no se permitió a cientos de sus dirigentes estar presentes en los colegios electorales en la votación, lo que admitió el ministro, pero dijo que "es algo normal y no afecta". "Hemos recibido quejas, pero esto no afecta al proceso, ya que a los colegios acudieron [otros] representantes de los tradicionalistas y los reformistas", dijo.

Burmohamadi y otras numerosas autoridades iraníes elogiaron la participación del 65% de los más de 43 millones de iraníes con derecho a voto, algo que el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, interpretó ayer como un apoyo al sistema islámico. Así, se felicitó por el éxito electoral, e indicó que significa la "derrota a la arrogancia", en alusión a EEUU, que "buscó desanimar a la gente para que no participara". "El pueblo vino otra vez a la escena bajo el nombre de Dios para elegir un Parlamento con diputados contrarios a la arrogancia", dijo el líder supremo, cabeza visible del ala conservadora y el hombre que tiene la última palabra en Irán.

Sus llamamientos para que los iraníes elijan a diputados "contrarios a los enemigos", fueron interpretados como un apoyo ilícito a los partidos tradicionalistas.

Los reformistas se quejaron de que no pudieron presentar candidatos en decenas de circunscripciones debido a que cientos de sus aspirantes habían sido descalificados previamente por la Asamblea de los Guardianes, compuesta por clérigos tradicionalistas, como el resto de las instituciones del poder en Irán.

  • 1