Local

Irán rechaza repetir los comicios pese a las protestas contra Ahmadineyad

Por mucho que se recrudezcan las protestas en Irán, el Consejo de Guardianes ha decidido no repetir las elecciones, aunque sí habrá recuento de votos. Ayer siguieron las marchas a favor y en contra de Ahmadineyad, mientras el presidente suspendía los permisos a todos los medios extranjeros.

el 16 sep 2009 / 04:21 h.

TAGS:

Por mucho que se recrudezcan las protestas en Irán, el Consejo de Guardianes ha decidido no repetir las elecciones, aunque sí habrá recuento de votos. Ayer siguieron las marchas a favor y en contra de Ahmadineyad, mientras el presidente suspendía los permisos a todos los medios extranjeros.

El Consejo de Guardianes está dispuesto a realizar un nuevo recuento de los votos, pero sólo lo hará en las urnas donde se hayan denunciado irregularidades. El principal candidato de la oposición, Mir Husein Musaví, que se declaró vencedor tras el cierre de los colegios, denunció que tanto el Ministerio del Interior como "uno de los candidatos, influyeron en el resultado" y pidió repetir los comicios. Sin embargo, el órgano de los guardianes se negó y ofreció, como máximo, el recuento parcial.

Mientras tanto, miles de personas se manifestaron de nuevo ayer en el centro de Teherán. Muchos de ellos en apoyo a la reelección del presidente del país, Mahmud Ahmadineyad, a quien la oposición acusa de fraude en las elecciones del pasado viernes, pero también muchos a favor del líder opositor, Mir Husein Musaví. La prensa internacional no estuvo autorizada a presenciar ninguna de las marchas, que sólo se pudieron seguir por las imágenes que proporcionaba la televisión nacional iraní.

La cadena, controlada por el líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jameneí, calificó la manifestación a favor de Ahmadineyad de "concentración por la unidad" y aseguró que en ella participaron miles de personas procedentes "de todos los estratos de la sociedad". Sin embargo, durante la retransmisión televisiva apenas se mostraron planos cortos que pudieran permitir conocer cuál era el verdadero ambiente en la plaza de Valy-e Asr.

Una hora más tarde estaba convocada otra manifestación de los seguidores del candidato reformista, Mir Husein Musaví, quien finalmente pidió que no se celebrara debido a la amenaza de disturbios organizados. La protesta se acabó celebrando, pero el lugar de encuentro que finalmente se acordó estuvo alejado de los afines al Gobierno. Musaví logró convocar el lunes cerca de un millón de personas en Teherán, concentración que acabó con siete personas muertas, decenas de heridos y centenares de detenidos al intervenir las fuerzas de seguridad.

Fue en este contexto en el que el ministerio de Guía y Orientación Islámica de Irán advirtió a los medios extranjeros de que los permisos concedidos para cubrir actos en las calles de Teherán habían sido anulados y que no pueden acudir a acto alguno que no cuente con autorización. En un fax llegado a la oficina de la agencia Efe en Teherán, el ministerio hizo constar "que todas las representaciones de los medios extranjeros deben evitar cualquier actividad periodística sin coordinación y sin permiso de la oficina general de los medios de comunicación extranjeros y de Guía Islámica".

Ahmadineyad, por su parte, se limitó ayer a decir que "la época de los imperios ha terminado" y consideró imprescindible elaborar nuevos mecanismos y estructuras políticas y económicas internacionales.

  • 1