Deportes

Iriney dice sí al Betis y Sunny sigue sin encontrar billete

Iriney decidió ayer por fin que jugar con el Betis en Segunda le trae más cuenta que elegir alguna de las ofertas de Primera. El fichaje de Sunny tendrá que esperar porque el nigeriano no encuentra un avión que lo traiga a España.

el 16 sep 2009 / 05:01 h.

Después de reflexionar varios días en el Amazonas, Iriney decidió por fin que jugar con el Betis en Segunda le trae más cuenta que elegir alguna de las ofertas de Primera que también le llegaron. Su fichaje fue anunciado ayer por el club. El de Sunny tendrá que esperar porque el nigeriano no encuentra un avión que lo traiga a España.

El rendimiento de los futbolistas se verá a partir del 30 de agosto por esos campos de dios y de Segunda, pero es innegable que el Betis se está moviendo con inusitada velocidad a la hora de adquirir jugadores para la árida travesía por la división de plata. Todavía no es julio y el club de La Palmera ya tiene un nuevo entrenador, tres refuerzos confirmados y uno que sólo espera encontrar un billete de avión para llegar a Sevilla y firmar. El último de los fichajes es Iriney, que en la madrugada del domingo al lunes dio el ok a la oferta de tres temporadas que le había hecho Manuel Ruiz de Lopera, y el que está pendiente de las líneas aéreas es Sunny, que como mínimo no podrá viajar hasta mañana.

El caso de Iriney responde a la perfección a aquello de que más vale tarde que nunca. El ex centrocampista del Almería tenía una oferta del Betis anterior al descenso que la entidad verdiblanca mantuvo incluso cuando ya se sabía en Segunda. El jugador, obviamente, se lo pensó mientras su agente, Eduardo Ipiens, empezaba a recibir otras propuestas (Osasuna, Tenerife, Málaga...), pero ninguna era tan gratificante, económicamente hablando, como la del Betis, de ahí su diatriba. La incertidumbre quedó resuelta ayer. De madrugada, en Brasil, Iriney (28 años) dio el sí, quiero, y al mediodía, en la calle Jabugo, Lopera y el intermediario Álvaro Torres firmaron los papeles. Al jugador no se le espera aquí de momento.

Aunque ha jugado más en Primera que en Segunda, esta categoría no es una desconocida para la nueva adquisición verdiblanca. Iriney debutó en España con el Rayo Vallecano en 2002 y tuvo la mala suerte de encadenar dos descensos consecutivos, uno a Segunda y otro a Segunda B. Tras unos meses en la división de bronce, el Celta lo rescató para la Primera División, pero al año siguiente volvió a bajar, aunque casi no intervino por una gravísima lesión de rodilla. El Almería, su última etapa antes del Betis, lo contrató en 2007.

SUNNY Y MORRIS

Además de confirmar el fichaje de Iriney, el Betis adelantó que habrá otros dos refuerzos, "uno seguro y otro casi seguro", según la radio oficial. El "casi seguro" es el central surafricano Morris, aún a la espera de que el Betis y el Panathinaikos se pongan de acuerdo. El "seguro" es Sunny, que esperaba someterse hoy a la revisión médica. No podrá ser, ya que el nigeriano sigue sin encontrar una plaza libre en alguno de los tres vuelos semanales entre Lagos y Madrid. El problema es que el chaval tiene una reserva para el 12 de julio y ahora debería cambiar el billete, pero depende de que quede algún hueco, algo difícil por la escasez de vuelos entre Nigeria y España. Está todo vendido e incluso hay overbooking. La opción de hacer escala en Italia parece descartada.

Entre viejos conocidos, refuerzos y chavales del filial que irán a la pretemporada (Adrián, Cañas, Rodri, Álex Ortiz y Toni), el Betis ya advierte que Antonio Tapia puede encontrarse el 13 de julio con la friolera de 35 futbolistas. Y el técnico quería una plantilla de 22 más los jóvenes... Hasta el club avisa de que "lógicamente tendrá que haber salidas".

  • 1