Deportes

Iriney: "Mel tiene la culpa de que estemos así"

El mediocentro brasileño, uno de los valores más fiables de este Betis líder, recuerda que "el año pasado había gente que quería irse", mientras que ahora hay "gente que sabía dónde venía".

el 05 oct 2010 / 21:12 h.

Iriney posa en la ciudad deportiva.
-Quince puntos de dieciocho posibles. ¿Esperaban empezar así?
-Si preguntara a la gente antes de la temporada, nadie se lo creería. Pero esto es posible porque vamos partido a partido con la unión de todos.

-Qué diferencia respecto al año pasado, ¿no?
-El año pasado es el año pasado, debemos aprender de él y nada más. Ahora vivimos el presente, que es muy duro, y sólo debemos pensar en ir sumando y sumando. Por ahora vamos por el buen camino.

-¿Por qué esa diferencia respecto al equipo del año pasado?
-Todos sabemos que el año pasado había gente que quería marcharse, pero este año hemos fichado gente que sabía que iba a estar en Segunda. Hay una diferencia importante, el chip de Primera no es lo mismo que el chip de Segunda.

-¿Diría que el Betis no se portó como equipo de Segunda el año pasado y ahora sí?
-La respuesta es que somos un equipo y vamos a pelear y partirnos la cara hasta el último partido, nada más. Podemos ganar a cualquiera, pero hay que tener ambición en todos los partidos.

-Si hay un jugador cuyo nivel también ha cambiado, es usted. ¿Qué le ha pasado?
-Lo individual es relativo. Nosotros no somos golfistas o tenistas, sino que dependemos de un grupo. Yo dependo de mi compañero de al lado. Y la diferencia es que el bloque está compacto y muy unido.

-Pero no negará que se le ve más a gusto en el campo...
-Me encuentro mejor a todos los niveles. Es que vamos primeros, cosa que el año pasado era imposible, y esto es otra cosa, me encuentro feliz y a gusto. Yo no vine a Sevilla a disfrutar de la ciudad, que es maravillosa, sino a jugar al fútbol y subir con el Betis.

-El entrenador recibe muchos elogios. ¿Es justo o acaso un poco exagerado?
-Hombre, él tiene toda la culpa, para lo  bueno y lo malo, y ahora mismo estamos ahí gracias a él. En toda familia hay un jefe, y el jefe aquí es el míster. Siempre se habla de los entrenadores cuando las cosas van mal, pero ahora hay que resaltar su trabajo, nos ha inculcado una filosofía positiva.

-Él les dijo el primer día que la primera premisa es que todos son de Segunda...
-En aquella charla no dijo la pura realidad. Estamos en Segunda y, te gusten o no los campos donde juegas, hay que sufrir.

-La prueba es que casi han ganado todo y están igualados a puntos con dos equipos más.
-En esta vida no hay nada fácil y sólo sobreviven los fuertes. Hay que seguir dando la talla y tener los pies muy bien plantados porque ganas tú pero también gana tu rival. Y el día que pierdas debe dolerte. Debemos tener ese egoísmo y ese carácter ganador.

-¿Es difícil jugar sin pensar en lo extradeportivo, por ejemplo en lo que les debe el club?
-Fácil no es, pero debemos estar centrados en lo que tenemos que estar. Para nosotros, los malos son los rivales del fin de semana. Ojalá lo deportivo pueda arreglar todo lo de alrededor.

-El verano sería duro, ¿no?
-En verano estuve tan a gustito con mi familia que no enteré de nada. Uno no puede estar con cuatro cosas a la vez, tienes que estar centrado.

-Pues dijo su técnico que un jugador pendiente de cobrar no rinde al 100%.
-Hay que apartar todo lo que pueda ser malo para la plantilla y para la cabeza. Si empezamos a sacar cosas, no vivimos. Todo tiene solución menos la muerte.

-¿Le gustaría terciar en el debate sobre Emana?
-Siempre se dice que es el mejor, pero pierde el Betis un partido y vienen las dudas de si está implicado. Eso no va con el día a día. Dudar de su profesionalidad es demasiado. Él ha olvidado si tuvo ofertas, está aquí a muerte porque le compensa y porque quiere. No hay debate.

-Otro nombre propio: Rubén Castro. Vaya fichaje, ¿verdad?
-Siempre me ha gustado y me alegro mucho de que esté aquí. Estamos muy contentos con él, queremos que sea el pichichi.

  • 1