Cultura

Isabel Bayón recupera para el flamenco a Tórtola Valencia

El telón del Lope de Vega se levantará para recuperar una importante figura de la danza de principios del siglo XX, nacida en Sevilla aunque postergada al olvido en las últimas décadas. Tórtola Valencia es la propuesta de Isabel Bayón para esta Bienal, con la inestimable colaboración de Matilde Coral.

el 15 sep 2009 / 15:55 h.

El telón del Lope de Vega se levantará esta noche para recuperar una importante figura de la danza de principios del siglo XX, nacida en Sevilla aunque postergada al olvido en las últimas décadas. Tórtola Valencia es la propuesta de Isabel Bayón para esta Bienal, con la inestimable colaboración de Matilde Coral.

Después de haber puesto en escena La mujer y el pelele y La puerta abierta, para Isabel Bayón Tórtola Valencia cierra una trilogía de colaboraciones junto a Pepa Gamboa, con quien se ha aliado en esta XV edición para recuperar a este enigmático personaje y sus danzas, reinventadas ahora desde una perspectiva jonda.

Isabel Bayón, a la que llegaron muchas propuestas para esta Bienal, se decidió finalmente por este montaje porque le fascinaba esta figura, la bailarina más sensual de su época. "Me sugería mucho, ya que fue un personaje muy importante e influyente en su tiempo y, sin embargo, casi nadie la recuerda hoy en día", comentó ayer la artista a este periódico.

El espectáculo no busca reconstruir su vida ni su obra, sino hacer una renovada propuesta de sus logros en el mundo de la danza. Es por eso que Isabel Bayón no interpreta a este personaje durante la producción, sino que se limita a evocar aquel estilo transgresor que convirtió a Carmen Tórtola Valencia en coprotagonista del baile de la época, junto a nombres como Isadora Duncan o Ana Paulova.

"Durante el montaje no me meto en su piel, ni hemos querido entrar a recrear su obra o su vida", avanza la bailaora, cuyo objetivo será trasladar cada una de las danzas de la mítica bailarina a los palos del flamenco.

Las características personales de Tórtola que el espectáculo pretende rememorar son su condición de ser libre, de personaje enigmático, sensual y místico, poseedora de un lenguaje propio. Se recordará igualmente su participación en el cine mudo, así como su barroquismo al vestir, de modo que durante el montaje, todas esas facetas de su vida se plasmarán a través del arte jondo, haciendo guiños que traigan a colación su nombre y su figura después de un siglo.

El espectáculo, que estará dedicado al fallecido coreógrafo Mario Maya, se articulará en torno a siete piezas coreográficas, que llevarán los nombres originarios de las danzas de Tórtola. La obra cuenta además con la dramaturgia de Antonio Álamo y con la colaboración especial de Juan José Téllez en alguna de sus letras.

En definitiva, para Isabel Bayón es todo un reto intentar reinventar la danza de esta "contradictoria y libre" Tórtola Valencia, de la que poco se sabe, más allá de que nació en el barrio de Triana en 1885 y que revolucionó su tiempo con coreografías pintadas con tintes orientales y pinceladas costumbristas.

  • 1