Pantoja, condenada a dos años de cárcel por 'lavar' el dinero ilegal de Muñoz

El fallo confirma que la cantante usó sus negocios como “tapadera” de las actividades delictivas de su exnovio.

el 16 abr 2013 / 21:55 h.

pantoja

El exalcalde de Marbella, su exmujer y su examante fueron condenados ayer a la cárcel por blanqueo de dinero (y cohecho pasivo en el caso de Julián Muñoz). De los tres, la pena más leve fue para Isabel Pantoja –dos años de prisión–, el límite legal en el que un condenado sin antecedentes puede eludir la cárcel. Hay muy pocos precedentes en los que un juez haya ordenado encarcelar a un condenado con estas características. Podría darse el caso si el magistrado entiende que puede incurrir en el mismo delito si queda en libertad, pero es poco probable. La cantante lo sabía, por eso sonrió aliviada cuando oyó la sentencia. Las imágenes de la lectura del fallo se emitieron en diferido por orden del TSJA, así que cuando la lista de acusados más famosos apareció por televisión, el centenar de curiosos, fanáticos, seguidores, detractores y periodistas que aguardaba a las puertas de la Audiencia de Málaga ya sabían que Julián Muñoz pasaría la noche en prisión (condenado a siete años); que su exmujer, Maite Zaldívar, no podrá eludir los barrotes cuando la sentencia sea firme (tres años, tres meses y un día); y que Isabel Pantoja estaba condenada, era culpable y se había salvado. Todos recurrirán la sentencia.   La atracción que provoca la artista y el circo mediático que ha generado el juicio casi eclipsan el contenido del fallo. Pantoja abandonó la Audiencia rodeada de abogados. El cordón policial cedió a los empujones de la multitud de detractores y aduladores que le gritaron insultos y elogios: “guapa”, “ladrona”, “choriza”. La masa terminó por arrollar a la tonadillera. Fue zarandeada, recibió tirones de pelo y empujones y sufrió un desvanecimiento. Los agentes de Policía la sujetaron y la llevaron casi en volandas hasta el interior del coche, al cuál fue prácticamente arrojada en un intento de huir del tumulto.   La sentencia, de 277 páginas, confirma que Pantoja sirvió de “tapadera” para ocultar “el dinero ilegal que procedía de las actividades delictivas” de Muñoz, y que su relación sentimental sirvió para ejecutar “un plan preconcebido” para lavar dinero sucio a través de “las actividades profesionales y mercantiles lícitas” de la artista. A su vez, Pantoja usaba ese capital para adquirir bienes –por ejemplo el chalé Mi gitana, de Marbella (3,3 millones)– que devolvían el dinero al tráfico limpio. “El resultado era una confusión patrimonial completa con la que se pretendía borrar cualquier rastro de la procedencia inicial e ilegal”. El juez asegura que la artista conocía perfectamente la procedencia delictiva del dinero del exalcalde –ya por entonces señalado por delitos de corrupción– y desmonta su defensa, que consistió en presentar a Muñoz como un mantenido de Pantoja. La cantidad blanqueada por la pareja ascendió a 1,8 millones de euros. Su abogado recurrirá la condena de dos años de prisión y la multa de 1,1 millones de euros por blanqueo de capitales. El tribunal no decomisará los bienes de Pantoja, pero sí pisos, embarcaciones y coches de gama alta de Muñoz y de la familia Zaldívar.   Muñoz, a Alhaurín. La condena al exalcalde asciende a siete años de prisión y una multa de 3,8 millones por un delito continuado de blanqueo y otro de cohecho pasivo, además de inhabilitación para cargo público por siete años. Muñoz tenía pendiente una condena anterior de siete años y medio por el caso Minutas –recurrida al Supremo–, de ahí que el tribunal ordenase su inmediato ingreso en la prisión de Alhaurín de la Torre. El sucesor de Jesús Gil y alcalde de Marbella entre 2002 y 2003 ha sido repetidamente condenado por casos de cohecho, malversación de fondos y prevaricación urbanística relacionada con la concesión de licencias ilegales durante los gobiernos municipales del GIL. Fue detenido siendo alcalde y encerrado dos años y medio en el transcurso del caso Malaya (la trama de corrupción urbanística y política más importante destapada). Su exmujer, Maite Zaldívar, rompió a llorar al oír su condena: tres años, tres meses y un día de prisión por un delito continuado de blanqueo, y una multa de 2,4 millones, el doble de lo que blanqueó. Tanto para Pantoja como para Zaldívar, el fiscal pidió tres años y medio de prisión, entendiendo que el blanqueo fue una práctica prolongada. El fallo le da la razón, pero sólo en el caso de Zaldívar (por delito continuado), de modo que ésta no podrá eludir la prisión (también está imputada en el caso Malaya).   Las otras cuatro personas acusadas en la causa, una pieza separada de Malaya, también fueron condenadas. Al hermano de Zaldívar, Jesús, se le impuso la misma pena de cárcel que a ella, pero con una multa de 1,7 millones. Al exrepresentante de un banco suizo Fernando de Salinas se le impuso un año, seis meses y un día de cárcel, y una multa de 891.000 euros. Al exdirector de una entidad bancaria Benjamín Fernando Martínez Cantero, misma condena y una multa de 562.296 euros. El empresario José Miguel Villarroya fue absuelto por blanqueo, pero condenado por cohecho activo a un año de cárcel y 122.899 euros de multa.

  • 1