domingo, 20 enero 2019
10:36
, última actualización
Deportes

Isabel Simó se marcha sin cumplir su sueño: el Museo del Betis

La situación económica del club frustró el gran objetivo de la segunda mujer directiva de la historia verdiblanca.

el 01 jun 2014 / 23:28 h.

Isabel Simó, en el antepalco poco después de su nombramiento como consejera / J.M. Cabrera Isabel Simó, en el antepalco poco después de su nombramiento como consejera / J.M. Cabrera Isabel Simó ya no es consejera del Betis. La hija de Manuel Simó, el emblemático empleado del club de Heliópolis durante casi medio siglo, desde 1931 a 1978, lo dejó el jueves pero se lleva el honor de haber sido la segunda mujer directiva en la historia verdiblanca. Su única predecesora fue Rosa Baleriola en los años 80. Se marcha Simó, que entró en el consejo de administración el 29 de junio de 2011, el día que Miguel Guillén sucedió a Rafael Gordillo y se convirtió en presidente, y abandona Heliópolis sin culminar su gran proyecto: el Museo del Betis. Simó lo tenía claro desde que pisó el consejo por primera vez. El único intento serio, por llamarlo de alguna manera, había sido de Luis Oliver, que montó una sala de exposiciones deprisa y corriendo para inaugurarla el 13 de diciembre de 2010, horas antes de que la junta de accionistas finiquitase su etapa por mandato judicial. Simó, entonces directora del Archivo de Indias, quería un museo a la altura de la historia del club. Disponía del gigantesco archivo de su padre, que reposa en el Archivo Histórico Provincial, y por el camino recibió otro tesoro, la herencia de José Carlos Campos Camacho, fallecido hace poco. Pero no pudo ser. Un proyecto de esa envergadura requería de una inversión a la altura y el Betis, en concurso de acreedores, tenía otras prioridades. Aun así, Simó no se va del Betis sin haber contribuido a mejorar su imagen social, pues para eso fue fichada también. Presidió dos veces el palco (con motivo del Día de la Mujer Trabajadora), ayudó a adecentar los trofeos que el Betis guardaba de mala manera en el Villamarín y en general pasó desapercibida para la afición. Sólo ella puede aclarar si fue cosa suya la propuesta de Juan Carlos Garrido como relevo de Pepe Mel. Por cierto, también se va sin visitar el palco de Old Trafford, otro de sus sueños.

  • 1