Local

Isla Mágica reclama ahora que se acelere su cambio en el PGOU

El parque temático ultima su proyecto de inversión para explotar sus nuevos terrenos y poder presentárselo al Ayuntamiento

el 19 jul 2011 / 20:20 h.

TAGS:

Recreación virtual de los nuevos edificios que prevé construir Isla Mágica en los terrenos que le concede el PGOU.

La lista de empresas que piden una recalificación de suelos y, por tanto, un cambio en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) sigue creciendo, pese a que el alcalde, Juan Ignacio Zoido, descartó que la solicitud de Ikea provocase una oleada de peticiones . A la multinacional sueca , a Altadis , a los clubes de fútbol de la ciudad y a Primark para instalarse en la Gavidia se suma también Isla Mágica , que necesita una modificación para poder levantar un gran centro comercial en los 47.000 metros cuadrados de usos terciarios (oficinas, comercios, hoteles, restauración) que el Plan le otorga en el actual aparcamiento frente al Teatro Central.

Eso sí, la petición de Isla Mágica dista mucho de la de Ikea, ya que no supone un aumento de la edificabilidad . Y tampoco es nueva, pero la falta de inversores por la crisis frenó por ahora los planes de expansión del parque, su tabla de salvación.

La intención de Isla Mágica, cuyo mayor accionista es Banca Cívica a través de Cajasol (con el 70% del accionariado), es cerrar un proyecto para dichos terrenos -para lo que ya encargó un informe de una consultoría- y presentarlo en el Ayuntamiento para que éste dé su visto bueno a la modificación del Plan General y a su Plan Especial. Eso sí, sus responsables descartan que tengan plazos para desarrollar los terrenos -una nueva fuente de ingresos- y que su inclusión en Banca Cívica haya motivado una reactivación urgente del proyecto, pero confían en que la ampliación borre los números rojos.

¿Y en qué consiste el cambio del PGOU que solicita el parque? Básicamente en que se incluya expresamente la posibilidad de levantar una gran superficie comercial en esos 47.000 metros cuadrados terciarios para que el Plan General no choque con la Ley de Comercio de Andalucía, ya que de no estar declarado dicho uso de gran superficie o no ser un terreno "de uso global terciario" la norma andaluza no permite un centro comercial de más de 1.700 metros cuadrados.

Hay que recordar que cuando se redactó el PGOU (aprobado en 2006) la ciudad se consideró colmatada de grandes superficies comerciales, así que no se recogió una figura expresa para ellos.

Isla Mágica ya solicitó esa modificación al anterior gobierno, pero la parálisis de la Gerencia de Urbanismo en la última etapa de Sánchez Monteseirín imposibilitó la firma de un convenio en el que se recogía que el parque participaría en la construcción de un puente en la Cartuja. La sociedad del parque, Pimsa, tenía que aportar cinco millones de euros.

La intención de Isla Mágica es levantar un gran centro comercial y de ocio con cines, restaurantes, oficinas y un gran aparcamiento frente al Teatro Central y en la franja de terreno detrás de Ingenieros. Sería la nueva puerta a Isla Mágica. Un espacio que ya existe en otros parques, como el Disney Village en París.

Y los planes del parque para ampliarse no se quedan ahí. Entre las nuevas parcelas incluidas en el PGOU y en el nuevo contrato de explotación del recinto también está la del parking de pases, junto a la Barqueta, donde se prevé construir un edificio de cinco plantas con 12.000 metros cuadrados de techo edificable que podría albergar un hotel de bajo coste, oficinas, un parking y una pequeña zona comercial. Este suelo, en cambio, no necesita ninguna tramitación urbanística fuera de lo corriente para poder empezar a poner ladrillos.

En el último concurso para la adjudicación del contrato de explotación del parque, propiedad de la Junta, el grupo Inverco intentó hacerse con él, pero no lo logró entre otros motivos porque los inversores no tenían garantías de que su proyecto comercial y lúdico tuviese cabida en el ordenamiento urbanístico.

Por otro lado, la consejera de Obras Públicas, Josefina Cruz, rechazó la "polémica" sobre la posible modificación del PGOU para Ikea y afirmó que todo cambio que cumpla la legalidad será aprobado . Eso sí, lamentó que Zoido no se haya dirigido a la Junta y que la critique "por no decir nada, cuando no nos ha llegado nada del proyecto; no entiendo ese comportamiento". Insistió en que "las relaciones entre administraciones no se hacen por la prensa".

El terreno del parque se quedó fuera de la modificación de 2009

En julio de 2006, tras años de debate, la Junta aprobó definitivamente el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), el que iba a ser el mapa de Sevilla para los próximos diez años. No obstante, después de poco más de tres años, el 20 de noviembre de 2009, el Pleno municipal aprobó iniciar las primeras modificaciones. Una de ellas facilitó abrir más centros comerciales, sobre todo, en suelo urbano no consolidado con uso terciario: el Higuerón, San Nicolás oeste, Santa Bárbara...

Con este cambio, la multinacional sueca Ikea, por ejemplo, puede abrir una tienda en San Nicolás oeste , la nueva zona urbana de expansión terciaria junto al aeropuerto de San Pablo. No obstante, requiere otro cambio en el PGOU para aumentar el aprovechamiento lucrativo del suelo. Quiere una recalificación de 149.000 metros cuadrados de techo, 41.400 metros más del tope que marca el PGOU.

El cambio del Plan General de 2009 consistió en incluir el uso de gran superficie comercial, antes no recogido en el texto para dichos suelo, lo mismo que pide Isla Mágica para sus 47.000 metros cuadrados frente al Teatro Central. Sin embargo, el anterior gobierno no incluyó esos suelos en la modificación, pese a la alegación que presentó Isla Mágica. Y es que el parque necesita un agarre legal para casar el planeamiento urbanístico con la Ley de Comercio de Andalucía. No pide, pues, un aumento de la edificabilidad. Eso sí, la tramitación del cambio urbanístico lleva su tiempo, incluso más de un año porque requiere periodo de alegaciones, informes sectoriales, aprobación en el Pleno...

  • 1