Local

Isla Mágica saldará toda su antigua deuda en enero

El parque temático recurre a una operación financiera para ‘lavar’ pérdidas

el 21 dic 2010 / 19:37 h.

TAGS:

El Consejo de Administración de Isla Mágica quiere desprenderse ya del lastre -en forma de deudas- que arrastra desde 1997. Por eso ha convocado una Junta General extraordinaria para el próximo 21 de enero para reducir el capital social y, de forma simultánea, ampliarlo para "compensar las pérdidas existentes y restablecer el equilibrio patrimonial de la sociedad". Una operación acordeón que se acompaña de la aplicación "de reservas disponibles para compensar pérdidas de ejercicios anteriores".

Con esta operación financiera, con la que el parque quiere liquidar antiguas deudas, podría producirse un cambio de accionariado, ya que los pequeños accionistas podrían no estar de acuerdo con la ampliación de capital que ahora se plantea.

Ahora, la sociedad Parque Isla Mágica S.A. (Pimsa) está formada por Cajasol (70,06%), Unicaja (12,27%), Ogden International Europe (4,9%), Aldeasa (3,12%), el Ayuntamiento de Sevilla (3,05%), Acciona (2,37%), Prodetur (2,10%), Caja España (1,32%), la Gerencia de Urbanismo (0,44%) y la Corporación Industrial Financiera Banesto (0,33%).

Para presentarse al concurso para seguir gestionando el parque otros 50 años, Pimsa tuvo que hacer frente a las deudas de los cánones y el IBI atrasados, que ascendían a seis millones de euros. Una deuda contraída principalmente con Agesa, Cartuja 93 y el Ayuntamiento de Sevilla. Dado que Pimsa no pudo pagarla, Cajasol se convirtió en prestamista: pagó entregando un activo.

Y no es ésta la única deuda histórica de Isla Mágica. El parque temático debía también 4,5 millones de euros a la Agencia Tributaria por los incentivos regionales que recibió entre 1997 y 1998, así como tres millones a la propia Cajasol por un crédito puente. En total, tenía pendiente de pago 13 millones de euros.

Ahora, la intención de la dirección del recinto de ocio es poner el contador a cero y afrontar el desarrollo del parque, una ampliación que debe generar recursos suficientes para sanear, por primera vez, las maltrechas cuentas de la sociedad.

Para ello, Cajasol ya se ha comprometido a pagar cinco millones de euros en la construcción de un puente sobre el río en la prolongación de la calle José Díaz. Una pasarela para tráfico rodado que desemboca junto al hotel Barceló Renacimiento, cuyo grupo pagará los cinco millones restantes.

Eso es lo que Cajasol y Barceló pactaron con el Ayuntamiento a cambio de dar luz verde a sus proyectos de ampliación, que requieren cambios en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU).

De hecho, Cajasol anunció tras renovar su gestión al frente del parque que invertiría (directamente o a través de otra empresa) 100 millones de euros para la construcción de restaurantes, oficinas y hoteles. Eso sí, la crisis está retrasando la puesta en marcha de estos planes de expansión por la falta de inversores. Con todo, desde el parque se asegura que esos suelos serán una fuente de ingresos segura.

El propio PGOU concede a Isla Mágica 57.000 metros cuadrados de usos terciarios donde se podrán abrir restaurantes, oficinas, un hotel y comercios, junto a la Barqueta, el Teatro Central y detrás de la Escuela de Ingenieros.

  • 1