Deportes

Islandia acaba con el sueño

España vio comoIslandia le cerró de un portazo el acceso a la final en un partido marcado por la falta de consistencia de los de Pastor. La 'roja', que ya había dado síntomas de debilidad, pagó un inicio funesto de partido y ahora ya sólo queda el bronce. En Atlanta y Sidney fue posible, Croacia será el rival en Pekín. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 10:24 h.

José Anselmo Morano

España vio comoIslandia le cerró de un portazo el acceso a la final en un partido marcado por la falta de consistencia de los de Pastor. La 'roja', que ya había dado síntomas de debilidad, pagó un inicio funesto de partido y ahora ya sólo queda el bronce. En Atlanta y Sidney fue posible, Croacia será el rival en Pekín.

Islandia empezó protagonizando un festival ante una selección española permeable en defensa y que en ataque parecía haberse quedado todavía en el vestuario, ya que no hubo noticias ofensivas, ni goles españoles hasta el minuto cinco.

Cada vez que los islandeses llegaban marcaban y Barrufet sólo paró un balón en los primeros diez minutos. Únicamente jugando en superioridad numérica, hasta tres veces, España consiguió recortar distancias (8-7, m. 13)

Islandia acribilló a contraataques a los españoles que, mientras tanto, fallaban goles claros, aunque el meta escandinavo Pall Gustavsson también puso de su parte. Sólo Juanín e Iker Romero acertaban en ataque, así que Islandia dio otro tirón camino del descanso (13-9, m. 23).

Carlos Prieto empató a cuatro minutos del receso (13-13), pero España no consiguió ponerse nunca por delante. La ausencia de Alberto Entrerrios, que estaba tocado, se notó en la línea exterior, así que España no pudo culminar su intento de reacción.

La sensación era que, a poco que mejorase, España acabaría llevándose el partido, pero es que los de Pastor no hallaban el camino, aunque David Davis salió en el avanzado y la defensa española en 5-1 mejoró.

Fue un espejismo . El partido adquirió un tono negruzco para España que no tenía el día en ataque e Islandia, además, se puso muy seria atrás. Con 30-25 en el minuto 50 el partido estaba en una cuesta arriba evidente y para colmo Prieto vio la roja.

España llegó a perder por siete goles y ya no hubo nada que hacer. Ni siquiera con David Barrufet inspirado se produjo un intento solvente de reacción, ni un amago. Nada. España se quedó a las puertas de la final. El bronce es ahora su techo.

  • 1