martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

Israel duda si aceptar la tregua tras matar a más de mil palestinos

1.160 muertos y más de 5.000 heridos. 21 días después de comenzar la invasión de Gaza, a Israel empieza a parecerle un saldo demasiado caro. El Gabinete de Seguridad israelí votará hoy una propuesta de tregua unilateral. En principio, no está previsto un alto el fuego de acuerdo con Hamás.

el 15 sep 2009 / 21:18 h.

TAGS:

1.160 muertos y más de 5.000 heridos. 21 días después de comenzar la invasión de Gaza, a Israel empieza a parecerle un saldo demasiado caro. El Gabinete de Seguridad israelí votará hoy una propuesta de tregua unilateral. En principio, no está previsto un alto el fuego de acuerdo con Hamás.

La propuesta, de la que informan funcionarios anónimos, incluye el apoyo de Egipto y EEUU a los esfuerzos de Israel por frenar el trafico de armas para Hamás a través del territorio egipcio pero ninguna otra condición. Una vez que entre en vigor la tregua unilateral, Israel observará la reacción del movimiento islamista palestino y reanudará su ofensiva militar si desde la franja se reinicia el lanzamiento de cohetes contra el sur del territorio israelí.

Según las fuentes, la decisión de someter a votación la propuesta se adoptó después de que el Gobierno de Israel llegara a la conclusión de que ha cumplido "la mayoría de los objetivos" en Gaza. El anuncio se produce al cumplir su tercera semana la operación militar israelí Plomo fundido, que ha dejado unos 1.160 muertos y más de 5.000 heridos.

Compuesto por los principales integrantes del ejecutivo y altos mandos del Ejército y de los servicios de inteligencia, el Gabinete de Seguridad israelí está compuesto por 12 miembros. De aprobar ese órgano la propuesta, Israel no se vería obligado a respetar ninguna de las condiciones que exige Hamás, incluido el levantamiento al bloqueo de Gaza.

Rechazo. Sin embargo, los esfuerzos diplomáticos israelíes no cuentan con el apoyo de varios países árabes ni de Hamás, reunidos en Doha (Qatar) para debatir sobre la operación israelí. Hamás dice que no va a aceptar las condiciones israelíes para un alto el fuego y que la resistencia no ha sido derrotada aún. Además condiciona su aceptación del plan egipcio de alto el fuego a la inmediata retirada israelí y al fin del bloqueo sobre la franja.

En esta coyuntura, no sólo Hamás e Israel son incapaces de ponerse de acuerdo. Los países árabes evidenciaron ayer sus diferencias en el marco de dos reuniones extraordinarias, la de jefes de Estado en Doha y otra ministerial en Kuwait, donde se adoptaron posturas opuestas. En Doha, la línea dura de los países asistentes propició que los 13 países jefes de Estado instaran en el comunicado final de la cumbre a detener cualquier proceso de normalización de las relaciones con Tel Aviv.

Mientras tanto, la matanza continúa. Tras la intensa jornada de violencia del jueves, el Ejército israelí suavizó su ofensiva ayer por la mañana, pero a primera hora de la noche perpetró varias masacres en distintos puntos de Gaza. En los últimos ataques, tanques y aviones israelíes mataron a 13 civiles en el norte del territorio palestino.

Nueve víctimas murieron al abrir fuego tanques israelíes contra un cortejo fúnebre en el este de la ciudad de Gaza, y cuatro por el ataque de aviones en la cercana localidad de Yebalia.

Los dos ataques se produjeron poco después de que una mujer y sus cinco hijos murieran por el disparo de un tanque israelí en el campo de refugiados de Al Bureij, en el centro de Gaza. Otro civil perdió la vida por un ataque en Jan Yunes, al sur de la franja.

En Hebrón, fuerzas de seguridad israelíes mataron a un adolescente e hirieron a 50 que participaban en una manifestación. El menor, identificado como Musab Daana, de 15 años, murió por disparos.

La jornada también estuvo marcada por el multitudinario entierro del ministro de Interior de Hamás, Said Siam, hombre fuerte del grupo muerto ayer junto a otras tres personas en un ataque de la aviación israelí y a cuyas honras fúnebres asistieron miles de partidarios del movimiento islamista.

Promesas diplomáticas. Mientras tanto, la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, y la ministra israelí de Exteriores, Tzipi Livni, firmaron ayer un memorando de entendimiento en el que Washington da garantías a Israel para que pueda aceptar un alto el fuego en Gaza. El acuerdo recoge el compromiso de EEUU de proporcionar recursos, medios, asistencia técnica e información a Israel para prevenir el contrabando de armas desde el Sinaí egipcio hacia Gaza e impedir que el movimiento islamista Hamás se rearme.

Estas garantías son una exigencia de Israel para poner fin a su ofensiva militar en la franja de Gaza y, de igual manera, una medida por la que EEUU ha abogado desde el principio para propiciar un alto el fuego "sostenible, duradero y sin límite de tiempo". En declaraciones a la prensa previas a la firma del memorando, Rice explicó que el documento debe ser visto como "uno de los elementos de los esfuerzos [internacionales] por lograr un alto el fuego duradero que verdaderamente pueda sostenerse".

Por su parte, Livni afirmó que la ofensiva militar de su país en la franja de Gaza "no va en contra del proceso de paz" en Oriente Próximo sino a favor de lograr una estabilidad duradera.

Mientras tanto, desde España, la Asociación Intercultura de Melilla anunció ayer que interpondrá una querella en la Audiencia Nacional contra Israel por "crímenes de guerra y contra la humanidad" por el "genocidio que está cometiendo" en la franja de Gaza. Según informó en rueda de prensa su presidenta, Yonaida Selam, la denuncia está promovida por una iniciativa popular en la ciudad autónoma.

  • 1