Local

Israel lanza una dura ofensiva en Gaza que deja 20 muertos, entre ellos niños

Al menos dieciocho palestinos, entre ellos niños, mujeres y un periodista de la agencia Reuters, y tres soldados israelíes murieron en Gaza en la jornada más violenta desde la operación Invierno Caliente, a comienzos de marzo. Nueve perdieron la vida en el campo de refugiados de Al Bureij. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 03:18 h.

TAGS:

Al menos dieciocho palestinos, entre ellos niños, mujeres y un periodista de la agencia Reuters, y tres soldados israelíes murieron ayer en Gaza en la jornada más violenta desde la operación Invierno Caliente, a comienzos de marzo. Nueve de las víctimas perdieron la vida en el campo de refugiados de Al Bureij.

El Ejército israelí sostiene que se trató de un ataque aéreo con cohetes que tenía como objetivo el grupo de milicianos armados de la Yihad Islámica. Este bombardeo, que sacudió por la tarde el barrio Johr el Deik del este del campo de Al Bureij, causó además más de 20 heridos, algunos de ellos en estado grave, confirmó Moaweya Hassanein, jefe de los servicios de emergencia y ambulancias en la franja de Gaza. Hasanín agregó a la prensa que entre los fallecidos se cuentan mujeres y niños, y señaló que entre los heridos hay al menos cinco en situación crítica.

Según el responsable médico palestino, la artillería israelí bombardeó el barrio de Johr el Deik, lo que, sumado a algunos testimonios, parece indicar que uno de los proyectiles impactó en el vehículo del periodista de la agencia Reuters, Fadel Oda, de 21 años y natural de Gaza.

Oda, cámara de televisión, se encontraba trabajando con dos asistentes locales en esa zona, y según testigos fue un proyectil de artillería el que hizo impacto en su coche, un todoterreno de color blanco blindado y claramente identificado como medio de prensa. A estas doce muertes en Al Bureij se sumó la de un miliciano del Frente Popular de Liberación de Palestina (FPLP) en un ataque aéreo israelí en el norte de Gaza.

También en Gaza capital. Pero la sangrienta ola de violencia ya había comenzado mucho antes, durante una incursión del Ejército israelí en una zona al este del barrio Sayaíe de Gaza capital, antes del amanecer.

La presencia de tropas israelíes en uno de los bastiones del movimiento islámico Hamás, con la intención de arrestar a uno de sus dirigentes y hermano del diputado islamista Jalil el-Hayya, desencadenó fuertes combates. La cifra de víctimas mortales de los enfrentamientos en esa zona incluye cuatro militantes de Hamás, uno de la Yihad Islámica, y tres soldados israelíes.

Según testigos, decenas de milicianos hicieron frente a los soldados israelíes con misiles antitanque y proyectiles de mortero. "Nadie puede alcanzar sus objetivos matando a otros, Israel debe cesar los ataques en Gaza porque el diálogo es el principal y único camino para alcanzar la paz y la seguridad para los dos pueblos", declaró Mutawakel Taha, viceministro de Información de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Taha apeló al Consejo de Seguridad de la ONU para que presione a Israel a poner fin a las "matanzas" en Gaza. El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, reconoció en un acto del Partido Laborista, del que es líder, que "somos conscientes del sufrimiento de los habitantes de Gaza, la situación allí es difícil". No obstante, agregó que "más importante es para nosotros el sufrimiento de las poblaciones israelíes alrededor de Gaza".

  • 1