Local

Italia elige primer ministro bajo la sombra del fraude por la compra de votos

Quince candidatos optan a ser primer ministro italiano en las elecciones de hoy y mañana, pero sólo dos tienen opciones reales. Bajo la sombra de la compra de votos, que investiga la Justicia, el magnate Berlusconi aspira a recuperar el poder perdido. Mientras, Veltroni busca movilizar el deseo de cambio para una población desilusionada. (Foto: Mario de Renzis).

el 15 sep 2009 / 03:06 h.

TAGS:

Quince candidatos optan a ser primer ministro italiano en las elecciones de hoy y mañana, pero sólo dos tienen opciones reales. Bajo la sombra de la compra de votos, que investiga la Justicia, el magnate Berlusconi aspira a recuperar el poder perdido. Mientras, Veltroni busca movilizar el deseo de cambio para una población desilusionada.

A sólo 24 horas del voto, la sombra del fraude se cernía sobre las elecciones generales. La Fiscalía de Calabria está investigando la posibilidad de que la Ndrangheta, la mafia calabresa que desbancó a Cosa Nostra como la más potente organización criminal del país, haya intentado falsificar 50.000 votos de italianos residentes en el extranjero a cambio de 200.000 euros, según avanzó la edición digital de El Mundo.

Los votos falsificados serían atribuidos ilícitamente al Pueblo de la Libertad de Berlusconi. La sospecha se materializó al interceptar las llamadas de teléfono de dirigentes en prisión del clan mafioso de Piromalli. Los pinchazos eran para descubrir cómo la familia mafiosa lavaba el dinero que obtenía del narcotráfico, pero los magistrados se toparon con una sorpresa al escuchar a los padrinos decir que un partido contactó con el clan para alterar 50.000 votos en el extranjero. En estas llamadas salieron a relucir dos nombres: Aldo Micchicé, empresario italiano condenado por bancarrota fraudulenta y afincado en Venezuela, y el senador Marcello Dell'Utri, un colaborador de Berlusconi condenado a nueve años de cárcel por complicidad con la mafia -sentencia que está recurrida-.

El propio Dell'Utri admitió contactos con el empresario, pero negó cualquier implicación. Así, calificó de "mentira y "basura" su posible implicación en la compra de votos.

La sospecha de fraude surge justo cuando 47 millones de italianos elegirán en las urnas entre una nueva política, representada por Walter Veltroni, o lo ya conocido, es decir, repetir el gobierno del conservador Silvio Berlusconi. Los últimos sondeos, con datos de hace dos semanas, daban al Pueblo de la Libertad, la formación creada por Berlusconi, una ventaja de 5 a 8 puntos sobre Veltroni, que, sin embargo, aseguró en sus últimos mítines que la distancia desapareció.

Elección plural. Los votantes elegirán entre 32 listas, de las que 15 tienen candidato a jefe del Gobierno y sólo ocho tienen listas en todas las circunscripciones. Las elecciones cambian así los términos de los últimos comicios, cuando dos grandes coaliciones apoyaron a dos candidatos: Berlusconi y Romano Prodi, que venció. Ahora, aunque hay dos favoritos, figuran otros nombres como el líder de La Izquierda-El Arco Iris, Fausto Bertinoti, y el de la Unión de Demócratas Cristianos y de Centro, Pier Ferdinando Casini.

Berlusconi, magnate de la televisión y tercer hombre más rico de Italia, busca en estos comicios sacarse la espina de la derrota en abril de 2006 y retomar el Gobierno que tuvo durante los cinco años anteriores. Frente a él, Veltroni, alcalde de Roma, un hombre tranquilo que no presume de ser de izquierdas pese a que prevé en su programa introducir el salario mínimo de 1.000 euros mensuales.

  • 1