Deportes

Italia se juega su orgullo y su supervivencia ante Rumanía

Italia se juega ante Rumanía en Zurich su supervivencia en la Eurocopa. Pero no sólo su continuidad en la competición, sino también el orgullo de un grupo de jugadores, campeones mundiales, que se sienten maltratados por la crítica tras la goleada sufrida frente a Holanda.

el 15 sep 2009 / 06:18 h.

Italia se juega ante Rumanía en Zurich su supervivencia en la Eurocopa. Pero no sólo su continuidad en la competición, sino también el orgullo de un grupo de jugadores, campeones mundiales, que se sienten maltratados por la crítica tras la goleada sufrida frente a Holanda.

La selección italiana siente añoranza de Fabio Cannavaro. El defensa del Real Madrid simboliza todo lo que perdió el equipo de Roberto Donadoni ante los holandeses. El espíritu de sacrificio colectivo y la seguridad defensiva se esfumaron tras su precipitado adiós.

No tuvo Italia a Il capitano y se sintió huérfana. Lo suficiente para comenzar a abrir debates. El primero, sobre quién debe portar el brazalete. Lo tuvo el meta Gianluigi Buffon en el encuentro inicial, pero mañana puede ir a parar a Alessandro del Piero ante Rumanía.

En ausencia de Cannavaro, Del Piero es quien más veces ha sido internacional y nunca ha renunciado a lucir el brazalete. "Juegue o no juegue, me siento capitán", ha dicho. Pero quitárselo a Buffon también puede tener una parte de castigo por parte de Donadoni. "Ha sido la peor Italia en doce años", dijo el portero, unas declaraciones que han enfadado al seleccionador.

El otro frente abierto viene de la crítica, que considera presuntuoso el estilo de juego que trata de imponer Roberto Donadoni. El fútbol italiano tiene un esquema muy claro; defensa-contragolpe y 1-0. Salirse de ahí causa alarma en el país.

El entrenador es atacado por todos los flancos. Y se ha sentido así con la alargada sombra de Marcello Lippi, campeón mundial, pero los jugadores tampoco han sido ajenos. Se les acusa de haber perdido las características típicas del juego italiano, lo que ha obligado a defenderse a Luca Toni, Fabio Grosso y Zambrotta.

Contra Rumanía, Donadoni podría optar por dar entrada en el equipo a Giorgio Chiellini, en la defensa, y a Fabio Grosso en el lateral izquierdo. Además, baraja la posibilidad de incluir a De Rossi en el centro del campo.

Aguas revueltas . En medio de tanto revuelo espera pescar puntos Rumanía, que también tiene su propio caso entre su estrella Adrian Mutu y el técnico Victor Piturca, pero que no levanta tanta polvareda. Mutu se molestó por haber sido sustituido en el minuto 75 del encuentro ante Francia y arremetió contra el esquema táctico de Piturca.

El técnico ha anunciado que asumirá más riesgos ofensivos "desde el principio, porque es más difícil marcar al final" y dijo que no utilizará a Ciprian Marica, por "cuestiones médicas", pese a los deseos del delantero del Stuttgart, ya recuperado de la conmoción celebral que sufrió el pasado miércoles.

En cualquier caso, los rumanos acuden motivados a la cita: A Cristian Chivu, al que no le ha importado jugar en el Inter, ha prometido "un infierno" a sus rivales. Si no gana Italia podrían cumplirse sus pronósticos.

  • 1