Local

Italia se ve abocada a las urnas

Italia se ve abocada al callejón sin salida de las elecciones anticipadas. El presidente del Senado, Franco Marini, descartó formar un Gobierno de unidad ante la falta de consenso. Foto: EFE.

el 14 sep 2009 / 23:40 h.

TAGS:

Italia se ve abocada al callejón sin salida de las elecciones anticipadas. El presidente del Senado, Franco Marini, descartó ayer formar un Gobierno de unidad ante la falta de consenso entre las fuerzas políticas para modificar la ley electoral. La cita con las urnas se prevé para el próximo mes de abril.

Marini presentó ayer al Jefe del Estado, Giorgio Napolitano, su renuncia al mandato de formar Gobierno al no encontrar la colaboración de las fuerzas políticas. El 30 de enero, Napolitano encargó a Marini que "explorase" si los partidos estaban dispuestos a apoyar un Gobierno transitorio como salida a la crisis abierta tras la dimisión del primer ministro, Romano Prodi. Pero no pudo ser.

Tras el fallido intento de Marini, la palabra pasa de nuevo al Jefe de Estado, que tendrá que tomar en breve una decisión y es casi inevitable la disolución de las Cámaras y la convocatoria de las elecciones anticipadas, ya que la legislatura terminaba en 2011.

Marini explicó que a pesar de que la mayor parte de las fuerzas políticas con las que se entrevistó eran partidarias de cambiar la ley electoral, no había "una mayoría sobre cómo puede ser el nuevo sistema de votación".

Contactos. Durante estos días, Marini escuchó a todas los partidos -excepto a la ultraderechista y federalista Liga Norte que se negó a acudir a las consultas-, a los representantes sindicales y de los empresarios, así como al comité organizador del referéndum para cambiar la ley electoral. Ya en las primeras consultas, se vio que la misión de Marini era imposible ya que las fuerzas políticas mantuvieron sus posiciones, eliminando cualquier posibilidad de éxito: el centroizquierda era partidario de un Gobierno interino y el centroderecha clamaba por unos comicios anticipados.

Marini expresó que su misión era formar un Gobierno interino que tuviese una amplia mayoría, pero ayer, tras el rechazo del ex primer ministro y líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, y de su aliado Gianfranco Fini, secretario de la derechista Alianza Nacional, se esfumaron todas las posibilidades. Berlusconi, que aseguró que, según los sondeos, su coalición cuenta con entre 10 y 16 puntos de ventaja, expresó a Marini que está dialogará sobre reformas después de las elecciones.

Por su parte, Walter Veltroni, líder del Partido Demócrata, columna vertebral de la coalición de izquierdas que sostuvo a Prodi, expresó su apoyo a un Gobierno que en tres meses reforme el sistema electoral para, posteriormente, convocar los comicios.

Según la Constitución italiana, Napolitano llamará a consultas a los presidentes de la Cámara y el Senado y, posteriormente, anunciará la posible decisión de convocar elecciones.

  • 1