Cultura

Itálica 2011 se despide con su montaje más espectacular

La compañía Momix puso un broche brillante a una edición marcada por la crisis y cierto tono ‘revival’

el 28 jul 2011 / 19:42 h.

Amaya podrá jugar en Inglaterra.
-->--> -->

El Festival de Itálica se despidió ayer con una propuesta absolutamente espectacular: Remix un hermoso repaso de la obra de Momix, una compañía que se distingue por la espectacularidad de sus propuestas, fiel reflejo del espíritu creativo de su fundador, el bailarín estadounidense Moses Pendletón, quien concibe la danza como un medio para desplegar en escena un universo de fantasía, a caballo entre el surrealismo y el ilusionismo.

Penddletón elabora sus coreografías como una suerte de fusión del baile con la gimnasia y algunas técnicas circenses, como la acrobacia, y presta una especial atención a los elementos formales, como la iluminación o el vestuario que se ponen al servicio del baile para desplegar un sinfín de imágenes fantasiosas que aumentaron su capacidad de sugestión rodeadas de las piedras milenarias del Teatro Romano, recuperado como espacio de exhibición por el Festival.

Sin duda, aunque todavía no esté del todo remodelado, ese ha sido uno de los aciertos de esta edición, que inevitablemente se ha resentido por la dichosa crisis. Esta programación se ha distinguido por un cierto tono revival con espectáculos que han puesto su acento en el pasado. No en vano, además de esta recopilación para el cierre, comenzó con una gala que llevaba a cabo un recorrido por las piezas más significativas del festival a lo largo de su historia y continuó con un espectáculo de homenajeaba a la Compañía Nacional de Danza y al que ha sido hasta hace muy poco su director, Nacho Duato.

No obstante, esta edición también nos ha ofrecido algunos meritorios estrenos, como la valiente propuesta de la sevillana compañía Chinabaus o el irreverente Works in progress a cargo de Juan Luis Matilla y Joahn Inger, pasando por el recientísimo montaje de la siempre provocadora Sol Picó . Junto a ellos, el público sevillano pudo disfrutar de la belleza armónica de Arteballeto, la factotía de danza más importante de Italia, una garantía de calidad.

Aunque quizás los espectáculos que más aprovecharon la magia del entorno fueron las propuestas de flamenco a cargo de Belén Maya, una diosa del baile que nos llevó al corazón del flamenco con una propuesta extremadamente esencial, y Fernando Romero , quien se atreve a dirigirse hasta el mismísimo infierno para convocar los espíritus de las más grandes figuras del flamenco para convocar eso que García Lorca definió como duende. Un duende que, como en cada actuación, se distendió en el ambigú con la música del Cuarteto Entrecuerdas, compuesto por Luis Navarro, Jasio Velasco, Eloisa Cantón y Carmen García, cuatro jóvenes músicos que nos demuestran que nuestra ciudad, en el terreno musical, está plagada de artistas.

De esta manera, podemos decir que el Festival de Itálica ha capeado con acierto la crisis consiguiendo lo que para muchos es materia de envidia, esto es, mantenerse, que no es poco, y demostrar que los sevillanos, además de a sus tradiciones, cierran sus abanicos al quedar impresionados por una manifestación de arte contemporáneo.

El Festival Internacional de Danza de Itálica 2011 cerró sus puertas este verano con la ocupación media del 95 por ciento de las 758 butacas que componen su aforo, un dato por el que la Diputación de Sevilla se siente "satisfecha", y que se une al hecho de que Itálica haya consolidado el rehabilitado Teatro Romano como su escenario natural.

Momix, por ejemplo, vendió todo el papel con casi dos semanas de adelanto sobre la fecha de actuación prevista, según indicó la Diputación en nota de prensa. Además, la Organización de Itálica está satisfecha con el funcionamiento del resto de los espectáculos, sobre todo con el hecho de que los espectadores sevillanos hayan apoyado las producciones de creadores locales, uno de los puntales de la filosofía de programación de Itálica, que apuesta por ellos, a la vez que incluye danza contemporánea más vanguardista, con la que se van formando sectores de público nuevo, y flamenco, patrimonio identitario de la provincia.

Además, otra faceta de Itálica que ha colmado las expectativas de sus organizadores es el que se refiere a la comunicación on line. La página del Festival (www.festivalitalica.es) ha recibido hasta ahora más de 14.000 visitas, de países como Alemania, Estados Unidos, Japón, Reino Unido y Francia, entre otros.

  • 1