Local

Itálica de noche

El anfiteatro del Conjunto Arqueológico de Itálica estrena iluminación y lo celebra con visitas guiadas acompañadas de lecturas evocadoras en las noches de verano

el 16 sep 2009 / 06:01 h.

TAGS:

El anfiteatro del Conjunto Arqueológico de Itálica estrena iluminación y lo celebra con visitas guiadas acompañadas de lecturas evocadoras en las noches de verano.

Estos, Fabio, ¡ay dolor!, que ves ahora campos de soledad, mustio collado, fueron un tiempo Itálica famosa. Para Rodrigo Caro, poeta e historiador, esto era Itálica: el reducto de un pasado mejor frente a la decadencia de su siglo XVII. Para el escritor Jacobo Cortines, "una fuente de gozo". Y para los ciudadanos de hoy, modernizados y enganchados a las últimas tecnologías, ¿qué es Itálica?

Las noches de verano se descubren mágicamente como las mejores para dar con la respuesta. Ya puede visitar el monumental anfiteatro cuando el sol cae y los grados del termómetro descienden gracias a las Visiones de Itálica, una actividad que organiza la Consejería de Cultura con motivo de la nueva iluminación del recinto.

A lo largo de la historia han sido muchas las generaciones que han convivido con las ruinas de Itálica, concibiendo cada una de las almas particulares una visión distinta del conjunto arqueológico. Igual que la opinión que Rodrigo Caro reflejaba en sus Ruinas de Itálica no era la misma que la de Cortines, la idea que se está creando entre los sevillanos que visitan el anfiteatro por la noche también es distinta.

Y esa era la intención de la empresa Espiral Animación de Patrimonio, encargada de poner la nota literaria a un paseo nocturno cargado ya de por sí de mucha espiritualidad. Durante los 45 minutos que dura la visita por el anfiteatro, los participantes se sumergen en ocho lecturas evocadoras de la mano - o mejor dicho, de la voz- de Carmen, la actriz encargada de interpretar los textos escogidos previamente por un equipo de expertos.

De los autores ya citados, de Francisco Medrano o de Fernando Herrera, cada noche que toca visita se ponen en pie distintos textos: Itálica, un lugar para hacer historia; Itálica, un lugar para vivir; Itálica, restos del pasado y lugar tranquilo; Itálica de los poetas; y En las ruinas. La idea no puede ser más evocadora: construir en mitad de la noche una visión particular del emblemático yacimiento romano a raíz de lo observado en el paseo y de las experiencias que poetas e historiadores han ido recogiendo a lo largo de sus vidas.

"Lo más llamativo es cómo ante una misma cosa la gente reacciona de forma distinta", asegura Maribel Rodríguez, trabajadora de Espiral Animación de Patrimonio. Tras siglos anclado en el actual término de Santiponce, el anfiteatro es percibido por algunos como "algo cotidiano" y "como algo totalmente ajeno" por otros, dice Maribel. Precisamente este es uno de los objetivos de esta actividad guiada: fomentar las visitas y hacer que los sevillanos tengan una visión de lo que fue Itálica años atrás y de lo que es hoy.

Para no tener que acudir a ninguna enciclopedia o buscar respuestas en internet antes de la visita, la monitora Auxiliadora Baeza complementa el paseo con explicaciones acerca de la historia e incógnitas que rodean a Itálica.

Engalanada con una nueva iluminación de lo más inspiradora y rodeada de un silencio absoluto y casi sensorial, Itálica, por fin, abre sus puertas a las noches de verano.

  • 1