IU acelera por sorpresa el debate para sacar la ley de renta básica

El socio de Gobierno llevará la creación del grupo de trabajo sobre la ley al último pleno. Castro anuncia la decisión a Susana Díaz, que ignoraba la medida

el 28 nov 2013 / 20:52 h.

15317649De las “ocurrencias” a los hechos consumados. IU anunció ayer por sorpresa, incluso para su socio de Gobierno, que la próxima semana registrará en el Parlamento la creación del grupo de trabajo para diseñar la ley de renta básica. Se trata de garantizar una ayuda mensual –entre 400 y 798 euros– a todo andaluz con ingresos por debajo de ese tope, previo compromiso por escrito a buscar su inserción sociolaboral. Al contrario que el salario social que ya existe –una prestación mensual del 62% del salario mínimo (645,30 euros)– la renta básica no se acabaría a los seis meses. Esta medida es una reivindicación de PSOE e IU que viene de largo: está blindada en el Estatuto de autonomía, forma parte del pacto de Gobierno y está recogida como “acción prioritaria” en el anteproyecto de Presupuestos autonómicos para 2014. Pero, como no hay dinero, lleva algunos años durmiendo el sueño de los justos. Lo que hizo que IU decidiera despertarla ayer de sopetón, en mitad de la sesión de control al Gobierno, fueron las críticas que este grupo recibió la semana pasada, tanto por parte del PSOE como de los sindicatos. Los miembros del Gobierno andaluz que militan en la federación de izquierdas presentaron dos propuestas de impacto social: una, garantizar por ley la luz y el agua a los más desfavorecidos, y otra, aceptar que las familias sin recursos para pagar el alquiler de viviendas sociales puedan compensarlo con trabajos comunitarios (alquiler compensatorio). El PSOE desdeñó ambas medidas. La presidenta Susana Díaz se quejó, sin ser explícita, de que se buscaran “titulares a costa de los más débiles”, y reivindicó las políticas sociales frente a la beneficencia. El líder de CCOO, Francisco Carbonero, pidió a la Junta que no anunciara “tanta caridad”, que se dejase de “ocurrencias” y que se centrasen en políticas estructurales para combatir la crisis, y mencionó expresamente la ley de renta básica. Y así fue como IU pisó el acelerador. Fue una sorpresa que su portavoz, José Antonio Castro, hiciera el anuncio en su turno de sesión de control al Gobierno, dirigiéndose a la presidenta, que desconocía que su socio iba a plantearle la cuestión como cosa hecha, aludiendo además a que la propia Díaz había reclamado, días atrás, a su grupo consenso con otros partidos. “Siguiendo su llamado a llegar a un acuerdo con todos, nos reafirmamos en que IU quiere una ley de Renta Básica”, dijo. Los socialistas, que acaban de cambiar a un portavoz por otro [Mario Jiménez sustituye a Álvarez de la Chica], no esperaban que su socio acelerase el debate para incluirlo en el orden del día del próximo pleno, el último del año. La presidenta, en su réplica, ignoró el anuncio de Castro y no hizo ninguna mención a la medida. Sea como fuere, la ley de renta básica ya está sobre la mesa. El compromiso es que esté aprobada antes de finalizar la legislatura.

  • 1