sábado, 15 diciembre 2018
14:42
, última actualización
Local

IU acorrala a su portavoz municipal para que se vaya tras ser imputado

La ausencia de José Manuel García del Pleno desató todas las alarmas sobre su posible salida.

el 27 nov 2014 / 22:40 h.

TAGS:

José Manuel García asumió la portavocía del grupo municipal de IU tras la dimisión de Antonio Rodrigo Torrijos. / José Luis Montero José Manuel García asumió la portavocía del grupo municipal de IU tras la dimisión de Antonio Rodrigo Torrijos. / José Luis Montero Acorralado. Es la mejor palabra para definir la situación del actual portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento, José Manuel García, tras su imputación en la operación Enredadera, en la que se investiga el presunto pago de comisiones por parte de la empresa Fitonovo a cambio de contratos municipales. Ayer, mientras él se ausentaba por primera vez de un Pleno municipal haciendo saltar todas las alarmas, desde la dirección regional se le volvía a señalar el camino de salida, alegando a lo establecido en el código ético de la coalición de izquierdas. Este viernes García ha convocado a los medios para explicar él mismo los acuerdos que se adoptaron anoche en el Consejo Local de IU. García comparecía el lunes ante la jueza Mercedes Alaya, quien le imputó los delitos de fraude y cohecho, y ayer se ausentaba por primer vez del Pleno municipal. Pese a que desde IU se aclaraba que se debía a motivos personales, las alarmas sobre su posible dimisión saltaban. Más cuando el coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, ya advirtió el pasado viernes que si García seguía imputado tras comparecer ante la magistrada debía «dimitir» para cumplir con el código ético de la organización. De hecho, mientras García faltaba al Pleno, Maíllo comparecía ante los medios en Huelva y desvelaba que el Consejo Local de IU se reuniría en la tarde de ayer para tomar una decisión al respecto, «en coherencia con lo que es IU». Maíllo, tras ser cuestionado por este asunto, se remitió a dicha reunión, sin llegar a decir en ningún momento que debe dimitir, sino que se limitó a afirmar que «tanto la dirección local como el propio portavoz van a hacer una reflexión en coherencia sobre lo que piensa IU». Es más, cuando fue preguntado por los periodistas si cree que García dimitirá o será cesado, el líder de izquierdas apuntó que hay que «dejar que hable el Consejo Local», recordando a la prensa que los periodistas «van a un ritmo y las organizaciones a otro». «No les quepa la menor duda de que va a haber una reflexión política, que va a ser de conformidad con lo que piensa IU», remarcó. Y, si recordamos sus palabras del pasado viernes, parece que esta postura pasa por la dimisión. Maíllo, tampoco quiso dar ayer su opinión como coordinador general de IULV-CA, pues de nuevo insistió en que dejará que hable el Consejo Local sobre el tema porque «es a los que les toca». Lo que sí dejó muy claro es que las consecuencias de toda esta situación serán inminentes, aludiendo siempre a la determinación del Consejo Local del que, al cierre de esta edición, no trascendió nada. «No vamos a tardar más del viernes para la resolución de este asunto», zanjó Maíllo, quien pese a insinuar una y otra vez la salida de García, luego precisó que «una persona imputada no está condenada». «La reflexión política del Consejo Local será acorde y en coherencia con la organización de Izquierda Unida», concluyó. Se da la circunstancia de que el Consejo Local mostraba esta misma semana abiertamente su apoyo a García y desde el mismo se recordaba que el código ético obliga a la dimisión en los casos en los que se esté «imputado y procesado», circunstancia que aún no concurre en García, que solo está imputado al inicio de una investigación judicial. Hoy la duda la despejará él mismo ante los medios, por lo que todo apunta a una salida.

  • 1