IU ‘reabre’ el Presupuesto para incluir las propuestas que el PSOE descartó

La coalición aspira a meter una subida de impuestos a los ricos un día después de aprobarse el proyecto de ley. Castro pide a la Junta una revisión fiscal previa al nuevo modelo de financiación autonómica que prepara Rajoy

el 30 oct 2013 / 12:24 h.

15273588Un día después de que el Consejo de Gobierno aprobara el anteproyecto de ley de Presupuestos de 2014, IU anunció cambios importantes durante la tramitación (hasta diciembre) y durante la ejecución, primer semestre del año que viene. No son cambios superfluos, sino de primer orden: subida de impuestos a las rentas altas y nuevas tasas ecológicas. El mensaje del socio de Gobierno sorprendió por la prontitud con la que enmiendan unas cuentas autonómicas que se han gestado durante una larga y difícil negociación con el PSOE. Durante ese tiempo ya hubo oportunidad de incluir estas propuestas en el anteproyecto, porque además la dirección de IU venía haciendo campaña en sus asambleas y en la calle para engrosar la política de ingresos y no hacer depender todo el Presupuesto del ahorro en el gasto. Al final no ha sido así, y ahora la oposición del PP le reprocha a la formación de Antonio Maíllo que venga reclamando una prórroga del partido porque no está conforme con el resultado. “Es un mensaje interno para sus bases porque se han tragado el sapo ”, dicen los populares. El anteproyecto de ley de Presupuestos que se aprobó el martes no lo dice todo sobre las cuentas autonómicas para el año que viene. “Vamos a ser más activos que nunca y queremos que el trámite parlamentario tenga valor para que haya capacidad de apurar hasta el último momento los números. El Presupuesto es algo abierto durante todo el año”, dijo ayer José Antonio Castro, portavoz de IU en la Cámara. Su formación aspira, o más bien retoma la aspiración, de “subir los impuestos a los más ricos” en 2014 y de aprobar las tasas ecológicas que no han conseguido introducir en el anteproyecto de ley. “En 2014, más pronto que tarde, Andalucía tendrá que hacer una revisión de su sistema fiscal”, aclaró Castro, que quiere que la comunidad se adelante a la propuesta del Gobierno sobre la reforma de la financiación autonómica [prevista para final de año]. La federación teme que ese nuevo modelo que está pergeñando Mariano Rajoy sea “la puntilla a la recentralización” y propone que la Junta vaya por delante con un reparto más equitativo, que dé más margen a las comunidades para gestionar sus ingresos vía impuestos. “Pondremos nuevas figuras fiscales sobre la mesa. La tasa ecológica y el impuesto a las grandes superficies, que se torció porque objetivamente no estaba en el pacto. La revisión fiscal incluirá subida de impuestos a los que más tienen y menos pagan”, dijo Castro. Estas pretensiones, ¿no deberían estar incluidas en el Presupuesto? La coalición hace un análisis distinto a esa lectura extendida que dice que IU ha perdido el pulso con el PSOE, al no poder introducir los postulados que venía defendiendo desde hace meses: tasas ecológicas, grandes superficies, banca pública (aparece pero con capacidad restringida), banco de tierras (se incluye un fondo escueto de 3 millones), minorar el recorte a la extra de funcionarios… La máxima que defienden es que el coordinador regional, Antonio Maíllo, al final volcó todo el esfuerzo en mantener empleos públicos y salarios, porque la premisa del PSOE era “recortar el 10% en plantilla y el 10% en nóminas y así finiquitar los 1.200 millones de ahorro obligatorio”. Castro repitió que se respetará la tasa de reposición impuesta por el Gobierno: se cubrirá una de cada 10 vacantes por jubilación con una oferta de empleo y las otras nueve plazas con interinos. El inconveniente de este anuncio es que viene a solucionar un problema que la Junta siempre ha negado que existía, es decir, que las jubilaciones en sanidad y en educación superior no se están cubriendo con interinos. No todas. Los sindicatos cifran la pérdida en 7.000 empleos menos en sanidad y 5.000 en educación. IU admite que se han amortizado vacantes “sobre todo en hospitales y universidades”. Hay malestar en la coalición y no sólo entre la militancia: algunos sectores llegaron a proponer que los tres consejeros de IU se abstuvieran en la aprobación del Presupuesto. Maíllo ha empujado hacia adelante a su formación, preservando el pacto de Gobierno, con la promesa de que durante 2014 se corregirán las cuentas para dar cabida a las reivindicaciones de IU respecto al capítulo de ingresos. Pero, sobre todo, porque políticamente a la federación no le conviene ser ella quien rompa la baraja. Todavía no. “Esto no es una huida hacia adelante”, advirtió Castro.

  • 1