jueves, 21 marzo 2019
14:32
, última actualización

IU adelanta su cartel electoral para forzar al PSOE a pactar el Presupuesto

Acelera el proceso para elegir a su candidato para así presionar al PSOE de cara a una negociación “dura y difícil”. El coordinador regional, Antonio Maíllo, urge a adelantar los tiempos y no descarta presentarse como cabeza de lista

el 12 oct 2013 / 23:10 h.

El socio de Gobierno, Izquierda Unida, ha cambiado de registro estratégico esta semana. El coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, aprovechó una entrevista en 8 TV para anunciar que su formación ha decidido acelerar la elección del candidato a las autonómicas, que en principio no se iba a desvelar hasta pasadas las elecciones municipales de 2015. “Tendrá que ser más pronto que tarde”, dijo Maíllo, sin aclarar el momento exacto ni si él mismo optará a la candidatura. Hay una razón para lanzar la piedra y esconder la mano. Por mucha prisa que se dé IU, el complejo funcionamiento interno de la federación obliga a consultar a las bases y a convocar continuas reuniones asamblearias para discutir, “primero el programa electoral, y luego el nombre del candidato”. IU se jacta en repetir que el líder de la formación vendrá de abajo arriba, al contrario que en los grandes partidos, donde el sucesor del jefe suele ser alguien próximo a él o al aparato orgánico. DEBATE DE INVESTIDURA DE SUSANA DÍAZAún tardará tiempo, pero la dirección ha precipitado el debate de forma intencionada para hacerlo coincidir con la negociación del proyecto de Presupuestos autonómicos para 2014, que debe estar listo antes de dos semanas. Con el adelanto del cartel electoral, IU está barruntando un escenario distinto al de antes del verano, cuando Griñán anunció por sorpresa su renuncia a la presidencia, y los líderes de la coalición se esmeraron casi a diario en desmentir un posible adelanto electoral. Ahora sí barajan esa opción, al menos anuncian que empiezan a prepararse para cuando suceda... por si sucede como consecuencia del desacuerdo con los socialistas en la negociación de los próximos Presupuestos. Se trata de un toque de atención al PSOE. “Ahora tenemos que estar preparados para todo y contemplar todas las posibilidades”. El anuncio de Maíllo, el pasado miércoles por televisión, hay que entenderlo en esta clave: el adelanto del cartel electoral es una forma de presionar al PSOE para lograr un acuerdo sobre las cuentas autonómicas del año que viene. “IU se replanteará los escenarios si no hay acuerdo sobre los Presupuestos de 2014”, resume (siempre crípticamente) un miembro de la formación. Lo que no ha cambiado es la tesis principal: mientras la coalición siga gobernando, con capacidad para visibilizar sus políticas y contrastarlas con las de la derecha, sus apoyos en la calle crecerán. “No queremos que se rompa el pacto, pero necesitamos zarandear un poco al PSOE para que se centre en gobernar con nosotros, no de espaldas a nosotros, y para que atienda más a lo institucional que a lo orgánico”, explica un dirigente de IU. La coalición no oculta su “malestar” por la “parálisis” que ha sufrido el Ejecutivo andaluz desde que Griñán anunciara su renuncia a la presidencia, antes del verano, hasta esta semana en la que ha cedido el poder orgánico a Susana Díaz. “El PSOE nos ha sometido a una tensión durante tres o cuatro meses que no ha ayudado a la estabilidad del Gobierno andaluz”, se queja Maíllo. NEGOCIACIÓN // Los socios del Ejecutivo vienen reuniéndose desde hace semanas, tratando de acercar posturas respecto al Presupuesto. “Está siendo una negociación dura y difícil”, admiten fuentes socialistas. De momento se está abordando el marco general, esto es, las grandes cifras de ingresos y de gastos. El problema es que PSOE e IU, y sus respectivos miembros dentro del Gobierno, no dejan de contradecirse en público: la coalición de izquierdas quiere aumentar los ingresos aprobando nuevas tasas ecológicas, como el impuesto a las grandes superficies comerciales, al tránsito aéreo, a las bebidas azucaradas, etcétera, y los socialistas replican, una y otra vez, que no habrá más presión fiscal ni nuevos impuestos en 2014. IU quiere aprobar un banco público de tierras y expropiar las fincas en desuso, pero la consejera de Agricultura descarta el proyecto y a lo más aceptaría crear un observatorio para detectar las tierras infrautilizadas. La coalición está segura de poder adelgazar más el sector público, eliminar entes instrumentales, optimizar personal y recursos, pero no ha sido hasta hace unos días cuando la propia presidenta de la Junta, Susana Díaz, admitió que es posible “adelgazar” más la administración y “suprimir lo superfluo”. Apenas unos días antes, la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, había enfurecido a IU al dar por sentado que en la Junta “no hay más grasa para adelgazar”. El portavoz de la coalición en el Parlamento, José Antonio Castro, desautorizó en público a la consejera. “Ya está bien. La consejera es la responsable técnica de los Presupuestos pero en Andalucía hay un Gobierno de coalición y tenemos que ser dos los que acuerden y decidan”. La rectificación se produjo el pasado jueves durante la sesión de control al Gobierno cuando Díaz, en respuesta a IU, admitió que aún era posible revisar el sector público y ahorrar gastos en los entes instrumentales.

  • 1