Local

IU busca romper 'la rutina de la mayoría absoluta'

Como una fuerza política con "vocación de gobierno" que aspira a ser "determinante y decisiva en la política autonómica" presentó ayer el coordinador regional de IU y candidato a la presidencia de la Junta, Diego Valderas, el "compromiso" de su formación con los andaluces ante el 9 M.

el 14 sep 2009 / 23:11 h.

TAGS:

Como una fuerza política con "vocación de gobierno" que aspira a ser "determinante y decisiva en la política autonómica" presentó ayer el coordinador regional de IU y candidato a la presidencia de la Junta, Diego Valderas, el "compromiso" de su formación con los andaluces ante el 9 M, o lo que es lo mismo, el manifiesto electoral de IU. El escenario, los jardines del Parlamento andaluz -la ley electoral prohibe utilizar las instalaciones de la Cámara para actos de campaña-, casi una metáfora de la legislatura en la que Valderas ha estado ausente del hemiciclo al no lograr el escaño por Huelva, provincia por la que volverá a concurrir a las elecciones tras el convulso proceso de elaboración de las listas. El público, los periodistas y los transeúntes que pasaban entre el desinterés, la curiosidad y algún que otro reproche.

Valderas estuvo acompañado en el acto por el líder de CUT-BAI y cabeza de lista al Parlamento por Sevilla, Juan Manuel Sánchez Gordillo (su antecesora Concha Caballero no asistió); los candidatos por Granada y Cádiz, Pedro Vaquero e Ignacio García respectivamente; el presidente ejecutivo del PCE, Felipe Alcaraz; los diputados Antonio Romero y José Luis Centella; el secretario general de las juventudes comunistas, Juan Félix Camacho y su compañera y número dos en la lista de IU por Málaga, Toñi Morillo, única representante femenina (también había cuota inmigrante, un compañero de lista de Sánchez Gordillo trabajador de Marinaleda, el municipio sevillano del que es alcalde). Ni estaban todos los cabeza de lista ni todos los que estaban concurren a las elecciones.

Los jóvenes Camacho y Morillo desgranaron las propuestas contra la precariedad laboral y en materia de vivienda, Vaquero aludió a la "gran chapuza" de la externalización de servicios públicos y apostó por "romper la rutina de la mayoría absoluta por el bien de Andalucía". Gordillo, fiel a sus reivindicaciones sobre la reforma agraria, apeló a una "soberanía alimentaria" donde la tierra se reparta y los campesinos puedan producir. Incluso habló de desarrollar el Estatuto de Autonomía, al que él se opuso, en pro de la soberanía. Centella reclamó más poder para los Ayuntamientos y que "la Junta deje de usarlos para tapar sus vergüenzas" y García apostó por una educación pública "desde la cuna a la Universidad".

Tras ellos, Valderas concluyó resumiendo todas las aportaciones y reiterando el compromiso por "desarrollar plenamente el Estatuto", defender un "nacionalismo solidario", lograr una Andalucía "con más poder", luchar "contra la pobreza y la desigualdad territorial" y avanzar hacia la República y el Estado federal.

  • 1