Local

IU pide recortar un 20% el salario de los diputados para ampliar la Cámara

Valderas aparca su propuesta a espera de que Griñán tome la iniciativa de la reforma electoral en el debate autonómico. PSOE y PP insisten en que no es prioritario.

el 15 jun 2011 / 11:00 h.

TAGS:

Diego Valderas, líder de IU, se dirige al presidente José Antonio Griñán en los pasillos del Parlamento. / juan ferreras (efe)
Alentada por el propio presidente de la Junta, IU rescató ayer su proposición de ley para ampliar de 109 a 135 el número de diputados en el Parlamento, cambiando además el sistema de representatividad actual para que los grupos minoritarios tengan más peso y haya más pluralidad ideológica en la Cámara. Contar con 26 parlamentarios más supondría un sobrecoste en salarios de casi un millón de euros, sin contar los complementos mensuales por razón del cargo. El Parlamento gasta al año 5,1 millones de euros en el salario de los 109 diputados, según la estimación del Presupuesto andaluz de 2010.

 

Para que su propuesta del aumento de escaños encaje con el discurso de la austeridad en tiempos de crisis, IU pide al Gobierno andaluz que recorte un 20% el salario de los diputados (el sueldo mensual sin los pluses es de 3.113 euros) y que desarrolle un plan de ahorro en los gastos corrientes del Parlamento (luz, agua, limpieza...). De este modo, la Cámara lograría "más representatividad sin aumento de costes", dijo ayer el coordinador regional de IU, Diego Valderas.

Sería necesaria una reforma de la ley electoral andaluza para sacar adelante esta idea. IU planteó ayer que se cree un grupo de trabajo en el Parlamento para analizar su propuesta y la de otros partidos, con el objetivo de que el dictamen esté listo en septiembre, a tiempo para aprobar la nueva ley electoral en esta legislatura. Pero el PSOE y el PP son abiertamente contrarios a cambiar la ley a estas alturas. Los socialistas, porque creen que "no es la preocupación principal de los ciudadanos, y sí de algunos partidos", señaló su portavoz, Mario Jiménez. Y los populares lo rechazan por lo mismo, y además porque creen que Griñán quiere modificar las reglas del juego justo cuando ha perdido estrepitosamente las elecciones municipales y peligra su continuidad en el sillón del Gobierno andaluz.

Reabrir el debate. El tema de la reforma electoral no es nuevo. La iniciativa pertenece a IU, que ya lo planteó en el debate de la reforma estatutaria (2007). El año pasado registró una proposición de ley casi calcada a la que anunció ayer, y fue rechazada. Entonces, ¿por qué la semana pasada, cuando Valderas retomó el tema en el Pleno, Griñán recogió el guante? "Estoy de acuerdo en que hay que mejorar la representatividad de los distintos partidos en esta Cámara. Pero hagámoslo por consenso porque las reglas de juego no deben alterarse nunca unilateralmente, ni siquiera entre dos fuerzas políticas", sino por todos los partidos juntos, dijo el presidente. A pesar de la reticencia de socialistas y populares, Griñán decidió alimentar un discurso que hasta ahora siempre ha rehuido, y emplazó a retomar el tema en el Debate del Estado de la Comunidad (29 y 30 de junio). El Parlamento andaluz es el que menos representantes tiene del país en proporción a su población. Cuenta con los mismos diputados desde que nació (109), mientras que Madrid, nació con 96 y ahora hay 129.

El Gobierno regional quiere que "la reflexión" siga abierta, igual que lo está en Madrid, donde Esperanza Aguirre ya ha anunciado un nuevo reparto de diputados, o en Murcia. La Junta no aclara si Griñán llevará al debate autonómico una propuesta concreta para reformar la ley electoral, mientras el portavoz del PSOE en la Cámara descarta esta opción de plano.

Propuesta bloqueada. IU tenía previsto registrar ayer en el Parlamento su proposición de ley para la reforma electoral, pero en el último momento se echó atrás. Valderas explicó que prefería introducir una "propuesta abierta" en el debate autonómico, y optó por "sacrificar" su iniciativa para que no pareciera la "posición definitiva de IU" que cerraba la puerta a un posterior debate.Según la fórmula de IU para ampliar la Cámara, los 26 diputados nuevos funcionarían como una novena adscripción (además de las ocho que ya existen: una por provincia), donde se agruparían los votos que no obtienen asignación de escaños. Este cupo -colegio de restos- sería un factor de corrección que recuperaría los votos que la actual ley d´Hont no contabiliza en número de escaños, y los redistribuiría de forma equitativa. Todos los partidos aumentarían sus diputados, pero sobre todo beneficiaría a los pequeños (volvería a tener representatividad el PA y entraría UPyD). Aplicando este sistema al resultado electoral de 2008, el PSOE hubiera obtenido nueve escaños más (de 56 a 65), pero perdería la mayoría absoluta; el PP otros nueve (de 45 a 56); IU seis (de 6 a 12); y el PA dos. La propuesta de IU también recoge una limitación de mandatos (tres legislaturas) y elecciones separadas de las generales, ambas ideas tienen el respaldo del PP.

  • 1