miércoles, 12 diciembre 2018
05:43
, última actualización
Local

"IU puede hacer mejor el gobierno del PSOE en la Junta de Andalucía"

Hoy cede la Presidencia de la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) a Miguel Rus. Como anhelo, una casa común de patronos con sede en la Cámara

el 23 may 2012 / 09:13 h.

TAGS:

Antonio Galadí se va el último de esta planta de la Avenida de la República Argentina que ha sido la casa de la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) durante los últimos dieciséis años. Solo en una solitaria esquina de la sala de juntas repasa los periódicos antes de iniciarse la entrevista el pasado viernes. Ayer estaba ya en su efímero nuevo despacho de la Plaza de la Contratación, casa de la Cámara de Comercio que, dice, querría que fuera la casa de todos los empresarios de la provincia. Hoy cederá el testigo a Miguel Rus, el único candidato a sucederle en la patronal. Quería irse y se va porque la edad, según alega, no perdona. 75 añitos...

-¿Y ahora qué?
-A pasear, que dicen que es el deporte de los mayores, a leer, pues soy un lector empedernido, a estar con la familia, a la que nunca quise meter en mis problemas. Cuando uno tiene unos añitos, es hombre de costumbres y su empresa pasó por altibajos, es difícil cambiar el ritmo. Habrá que intentarlo.

-¿Se va satisfecho?

-Sí, e incluso disfrutando de mis últimos días. Mi mensaje ha calado, me llevo amigos de todos los estamentos sociales de Sevilla, mi persona y mi opinión siempre son respetados por la prensa y por los empresarios. En la CES, asimismo, he contado con un ambiente cordial y un magnífico equipo y todos, tanto en el Comité Ejecutivo como en la Junta Directiva, siempre me apoyaron y, en el momento de mi marcha, comprendieron la razón: mi edad. ¿Qué más quiero?

-¿Todos, todos? Y ésta va por Francisco Herrero, presidente de la Cámara de Sevilla...

-Todos, todos, es imposible, en España no estamos habituados a los apoyos a la búlgara, de ahí que mi satisfacción, si lo prefiere, sea casi absoluta. Cuando de manera inesperada dimití, todo el Comité Ejecutivo hizo piña y decidió inmolarse conmigo para dar así paso a unas elecciones sin condiciones, y en él, en la Junta Directiva y, por último, en la Asamblea General yo miré y constaté gestos de una cordialidad no usual y esto, el apoyo de los empresarios, es la mayor satisfacción íntima que yo me llevo. Y desde esta entrevista, por favor, déjeme enviarle un mensaje al secretario general de la CES, Moisés Sampedro, que enfermó días después de mi dimisión. Ánimos y que tenga la certeza de que por todos es querido, respetado y esperado.

-¿Rus es su niño bonito?

-No. Es un hombre que destaca por su entereza. En momentos complicados de enfrentamiento en la CES, intentaba eliminar crispaciones. Del pasado podríamos hablar días, aunque creo que es el momento de hablar del futuro. Miguel se ha rodeado de un equipo capaz, de su exclusiva confianza. Ni la CES ni yo hemos ni entorpecido ni tampoco impulsado ni a él ni a ningún otro. Le deseo las mayores venturas, y más ahora para superar el pesimismo empresarial en demasía.

-Y lo dice el presidente de los empresarios sevillanos...

-Los frutos de una sociedad moderna son sus empresas, las que canalizan riqueza y empleo. Por eso, allí donde haya una posibilidad de inversión, no debería haber ni políticos, ni sindicatos ni ONG, sean ecologistas u otras, capaces de paralizar el crecimiento. Sevilla está sedienta de industria, de empresas, de empresarios. Es algo que añoro, al igual que añoro una banca que pierda la ligazón de la garantía hipotecaria. Las garantías deberían ser los proyectos, las ideas.

-Queridos Reyes Magos...

-No es una utopía, en EEUU los avales son los proyectos, las ideas, la ilusión. En el camino hacia una España más productiva, más austera y con más apoyos a la empresa debería existir un banco estatal dirigido a financiar ideas, proyectos. Una entidad financiera que salga de los cánones tradicionales de las garantías hipotecarias. Pero antes, eso sí, hace falta un país que gaste lo justo y tenga sobrante que aportar al mundo de las ideas.

-Curioso. A estas alturas, defiende un banco público como un banco público también defiende Diego Valderas...

-La diferencia es que yo pienso en un banco público que apoye ideas, pues hay quienes tienen fantásticas ideas y, en cambio, no tienen qué hipotecar, y posiblemente en el que piensa Diego Valderas no sea para apoyar estas ideas y sí para apoyar sus ideas.

-¿Es usted también de los que piensan que los beneficios de los bancos son de los bancos pero las pérdidas las pagamos todos?

-La banca es imprescindible, la sangre del país circula por sus arterias. El apoyo que le presta el Estado sí, es excesivo. El banco que no esté capacitado para aguantar esta crisis, que cierre con todas sus consecuencias como han cerrado decenas de miles de empresas del país. España tiene que tener una banca con fondos propios, balances creíbles y beneficios justos.

-Con todo lo que ha pasado en Bankia, qué se le remueve a usted por dentro.

-El origen de las cajas estaba lleno de buenos argumentos. Con el tiempo, se llenaron de vicios, con un factor político insano que condujo a operaciones que resultaron una trampa.

-Volvamos a Miguel Rus. Él es joven. ¿Y un revulsivo para toda la patronal andaluza?

-¿Ahora? No. Bastante tendrá, creo, con enderezar la economía sevillana y escuchar y atender a sus empresarios. Pero con la edad que tiene, claro, se abren perspectivas porque... la vida pasa inexorablemente por todos. Pero eso es avanzar en el pensamiento, a largo plazo quién sabe, por qué no. Miguel proviene de una empresa familiar con muchas décadas de historia y que subsiste en un sector gravemente enfermo, y en estos momentos difíciles ha demostrado enterezas y habilidades. Es joven y su gente en la CES es de valía. Sin embargo, la juventud no es infalible y, de hecho, nadie lo es. No todo es valor de los jóvenes, están los veteranos de guerra. Debe ser receptivo, delegar, ser terco y valiente en sus decisiones.

-¿Una patronal siempre tendría que estar presidida por un empresario con empresas?

-Siempre he opinado así, pero no siempre es posible porque esto requiere mucho tiempo. Por eso ha habido grandes profesionales dentro de las patronales. Los dos modelos sirven siempre que estén rodeados de empresarios libres e independientes.

-Los empresarios temían una coalición de gobierno andaluz de PSOE e IU. Pues los de IU se están portando bien, se hacen caso, ahí están los recortes...

-Teníamos la experiencia acumulada del Ayuntamiento (de Sevilla) y sus decisiones arbitrarias, y las temíamos en Andalucía. Sin embargo, IU puede hacer mejor el gobierno del PSOE, mejorar sus políticas.

-¿Mande? ¿Cambio radical?

-Aquí siempre ha habido un reparto de puestos entre amigos, familiares, entre la gente apegada al partido. Es un fallo lamentable en e imputable en España a todos los partidos, no uno solo. Pero es más fácil pegar recortes con IU en esta crisis tan larga e intensa. No digo que IU y sus ideas puedan mejorar el futuro económico de Andalucía, pero sí podrían ayudar a la política del PSOE, aunque parezca un contrasentido.

-¿El traslado de la CES a la Cámara es un matrimonio de conveniencia, esta casa es una ruina o la futura casa común para los empresarios sevillanos?

-Matrimonio de conveniencia. Estar juntitos debe ser síntoma de madurez, así que en el futuro ojalá fuera esa casa común...

-... y fueron felices y comieron perdices.

-(Ríe). Así debería ser. Así se lo deseo a Miguel Rus.

  • 1