Local

IU rectifica su escepticismo y ve posible un pacto político con el PP

Advierte de que el acuerdo de Gobierno con el PSOE no puede contradecirse

el 15 ene 2013 / 10:30 h.

TAGS:

Griñán recibió ayer a Castro (IU) y por la tarde al PA.

Alguien se imagina una gran movilización en Andalucía contra la crisis y detrás de la pancarta, de la mano, PSOE e IU con el PP, sindicatos, empresarios y colectivos sociales que aglutinan a los más golpeados por la grave situación económica? Esa foto, inimaginable para muchos, incluso para la mayoría de los protagonistas convocados al acuerdo, es la que se ha empeñado en conseguir el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, que ha asumido como un reto político personal ese Pacto por Andalucía.Tanto, que quien pasa por su despacho en San Telmo -sede del Gobierno andaluz- sale convencido de que el acuerdo sí es posible pese a todas las dificultades objetivas que existen. Le ocurrió ayer a Izquierda Unida, sus socios de Gobierno, quizás el partido más inquieto sobre la posibilidad de cerrar filas con el PP y a quien menos interesa una foto de acercamiento al partido del Gobierno de España.

En esa línea se habían venido manifestando sus dirigentes. El coordinador regional de IU y vicepresidente del Gobierno andaluz, Diego Valderas, había dejado claro que veía prácticamente imposible el acuerdo político con el PP. Pero ayer se moderó, y mucho, ese escepticismo en sus filas. ¿Le ha pedido Griñán que moderen sus declaraciones?, le preguntaron al portavoz parlamentario de IU tras oír como se sumaban con entusiasmo a la declaración de optimismo y buenas intenciones. Castro dijo que no. Insistió en que su formación no es "nada escéptica" sino que están "ilusionados y comprometidos" con la posibilidad de acuerdo. El día anterior la ejecutiva de IU en Andalucía había puesto los puntos sobre las íes del acuerdo. Tres folios en los que los socios dejan muy claro que no tolerarán ningún acuerdo político que diluya el acuerdo programático de más de 200 medidas cerrado entre PSOE e IU para gobernar en coalición.

Según dio a entender Castro, y a pesar de las tensiones internas que este acuerdo añade dentro de IU, donde un sector muy relevante del PCA y la CUT rechazan la foto con el PP, lo importante sería poner el foco en las organizaciones sociales y no en los partidos políticos. IU planteó a Griñán la importancia de trascender el acuerdo clásico de la concertación, que incluye a los sindicatos CCOO y UGT y a la patronal, la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA). Insisten en la importancia de sumar colectivos de nuevo cuño, como ejemplo señaló la plataforma de los afectados por las hipotecas, y de abrir el Parlamento a todos los colectivos. IU maneja un calendario con dos fases.

Esperan que el 28 de febrero, Día de Andalucía, se cierre una primera parte del acuerdo. Y después apuestan porque las organizaciones sociales tomen la palabra en una ronda de comparecencias en la Cámara andaluza. El resultado, insistieron, debe de ser una gran movilización social. Ésta es la parte del método y del calendario que no supone problema para ninguno de los convocados al acuerdo. Lo difícil son los contenidos, que siguen siendo difusos.Por el decálogo que ayer el secretario de Organización de IU en Andalucía, José Luis Perez Tapias, puso sobre la mesa, este partido pedirá que el acuerdo político aparque políticas económicas supeditadas al pago de la deuda, promueva la derogación de la reforma laboral, revise la ley hipotecaria y haga una defensa a ultranza de los servicios públicos y del Estatuto de Autonomía.

IU no concretó hasta dónde estaría dispuesto a ceder para que el PP se sume. Castro pidió tiempo para que se concreten los contenidos. Con sus líneas maestras sobre la mesa, que el PP se sume es prácticamente imposible. El discurso de los socios de Gobierno es claro, si se quedan fuera, advierten, será porque ellos mismos se "autoexcluyan", prometiendo de paso hacer "esfuerzos inclusivos".

Ya por la tarde, Griñán recibió en San Telmo al Partido Andalucista. El secretario general del PA, Antonio Jesús Ruiz, mostró su confianza en que el denominado Pacto por Andalucía salga adelante y sirva para crear empleo y para que se pague a la comunidad la deuda histórica que acumula desde 2007 y que ha cifrado en unos 2.200 millones de euros, 1.500 de la "etapa Zapatero" y "casi 700" del actual Gobierno del PP. Hoy el presidente de la Junta se sentará con sindicatos y empresarios, la otra gran pata de este pacto andaluz.

  • 1