Local

J. Arenas:'No estoy en política, a estas alturas, para sacar tres diputados más'

Quedan cuatro meses para las elecciones y al candidato del PP a presidir la Junta sólo le vale «ganar». «Uno no hace 350 kilómetros al día durante tres años y pico para que Chaves pierda la mayoría», asegura el presidente popular, que ve a su partido «infinitamente» más maduro que en 2004

el 14 sep 2009 / 19:44 h.

TAGS:

- Regresó en 2004 a Andalucía en un escenario nada bueno. ¿Qué ha cambiado en el PP?

-De 2004 a aquí el partido se ha hecho en Andalucía infinitamente más maduro: es un partido de gobierno. Ha mejorado mucho en los municipios: en las locales hemos sacado los mejores resultados de nuestra historia, a 8 puntos del PSOE. Y el PP vive ahora mucho más la calle y ha demostrado que no sólo es de la izquierda. Está más vinculado a las preocupaciones de los andaluces. Y han sido años duros, porque perdimos las generales por sorpresa y de forma injusta, y ése es un criterio subjetivo. Pero siento particular alegría porque el PP ha logrado consolidar, en sólo unos comicios, liderazgos como el de Zoido, José Luis Sanz, Ángeles Muñoz, José Antonio Nieto o Carlos Rojas.

- ¿Ha tenido costes internos su renovación en las provincias?

-El PP tiene una gran cohesión, aunque no se puede aspirar al 100%. Pero nos une lo fundamental: la ambición de una Andalucía líder en España. A partir de ahí yo siempre planteo las renovaciones por adición, buscando una responsabilidad para las personas que cambian. Así que el coste ha sido bajísimo, aunque se han cambiado el 50% de las listas municipales y, es curioso, han sido dirigentes históricos los que han planteado la entrada de gente joven, sobre todo en municipios con victorias anteriores del PSOE.

-En Málaga los cambios coincidieron incluso con denuncias de irregularidades económicas.

-Mire, el PSOE ha vivido en Málaga una crisis intensísima tras las municipales. Allí es muy llamativo que, con los resultados de 2004, habiendo cambiado el liderazgo tan potente de Aznar, el PP haya mantenido una gran cohesión. Ha tenido alguna diferencia con el vicesecretario de Organización, pero no hablaría de división interna.

-¿Qué estrategia planea para vencer a las encuestas, que dan la mayoría absoluta al PSOE?

-Nuestras encuestas demuestran que el PP está en condiciones de disputar la victoria electoral. Parto de los 8 puntos de distancia de las municipales. Alguien me podrá decir, con razón, que no son lo mismo que las autonómicas, pero yo le puedo contestar que es mucho más importante ese resultado que cualquier encuesta por teléfono. Nuestro objetivo es ganar y gobernar. Yo no estoy en política, a estas alturas del debate, con las responsabilidades que he tenido, para intentar sacar tres diputados más o un 3% más.

-No le vale dejar a Chaves sin mayoría.

-No, me vale ganar. Ganar porque tengo un proyecto importante para Andalucía. Quiero ser el presidente más influyente de España porque somos la tierra más importante del país. Uno no hace 350 kilómetros de media al día tres años y pico para que Chaves pierda la mayoría absoluta.

-¿Eso significa que si no ganase daría un paso atrás?

-Ésa es la pregunta que le contestaré, y espero no hacerlo, la noche de las elecciones. Hasta ese día quiero convencer a la mayoría de los andaluces del cambio a mejor. Hasta entonces no admito otra hipótesis que la victoria: porque estoy convencido y porque creo que da mala suerte [sonríe].

-Hablaba de promesas. ¿Habrá pacto de la vivienda? Plantea algo similar a lo que propone Chaves.

-Yo creo que se parecen bastante poco. Una de las últimas encuestas de la SER decía que al 80% de los andaluces le gustaba la oferta de Chaves, pero que no se la creía. Es un disparate que se diga que cualquier persona con menos de 3.000 euros tiene derecho a una vivienda, eso quiere decir que el 94% de los andaluces puede pedirla en los tribunales.

-Pero muchos ya tienen casa.

-¡O la venden! Me dijo uno que iba a pedir que le bajasen el sueldo... ¡Sería broma! Nuestra propuesta es que haya suelo barato por parte de las instituciones. Queremos volcarnos con la VPO porque la Junta ha fracasado.

-Con las contraofertas y sin acuerdos, la sensación que le queda al ciudadano es que no hay voluntad de resolver el problema.

-Sería muy bueno que hubiera un gran pacto, pero creo que para Chaves es una medida electoral. Su propuesta y la mía no tienen que ver. Él sólo habla de derechos y yo no regalo viajes al Caribe. Hablaré de derechos y de obligaciones.

-El PSOE centrará su campaña en lo bueno que es Zapatero y lo malos que fueron usted y Rajoy.

-Yo prefiero que pasemos página porque recuerdo durante diez años a Chaves y a su equipo insultando todos los días al Gobierno de España. La confrontación fue negra para Andalucía. A los socialistas andaluces les gustan una barbaridad los enfrentamientos, por eso están todo el día hablando de la Guerra Civil. En Andalucía hace falta enterrar mucho rencor y lo que viene bien es un Gobierno que nos mire, porque el drama de Zapatero es que ha dedicado un ojo a Ibarretxe y otro a Carod-Rovira.

-¿Niega que Andalucía vaya a recibir lo que le corresponde en inversiones por su Estatuto?

-Al final Andalucía no va a recibir lo que le corresponde, que es ser la comunidad que más dinero recibe y no lo va a ser. ¡A quién se le ocurre pensar que, con el espíritu y la letra del Estatuto, Andalucía es la número 13! Cuando pactamos el criterio de población creíamos que íbamos a ser los que más inversión recibiríamos, pero nadie nos dijo que lo que nos dan por un lado nos quitan por otro.

-¿Han hecho autocrítica sobre las consecuencias del debate territorial de esta legislatura?

-Yo tengo la obligación de defender los intereses de Andalucía. El 80% de los ataques del PSOE al PP han perdido su eficacia tras el referéndum del Estatuto. Ha vivido muy cómodo diciendo "los únicos andaluces somos nosotros". Lo que ha provocado el clima de radicalización ha sido la negociación con ETA y el Estatuto catalán.

-Rajoy se envuelve en la bandera y la unidad de España. ¿Ese discurso le beneficia en Andalucía?

-Cuando veo la bandera andaluza, veo la española y viceversa. Aquí no hay debate en torno a los símbolos y mi apuesta es superar el debate de las banderas, pero obligar a que se cumpla la ley y que estén presentes en todos los sitios.

-Se lo decía porque un sondeo del Cadpea, de la Universidad de Granada, acercaba al PP más a la derecha extrema que del centro.

-Cadpea no me merece mucho respeto científico porque no acierta nunca y me han contado quién hace esas encuestas. El PP es un gran partido de centro. Cuando un partido tiene diez millones de votos en España y más de un millón y medio en Andalucía es un partido de centro al que votan muchos empresarios, trabajadores, pensionistas, amas de casa?

-Si tras las generales hubiese un terremoto interno en su partido. ¿Tendría usted la llave?

-Rajoy va a ganar las elecciones y será el próximo presidente. Se lo merece. Ha superado los años más complicados desde la democracia, por eso no va a haber ningún conflicto interno en el PP. Dicho esto, hoy el PP en Andalucía, con 130.000 militantes, es decisivo para el PP de España en cualquier coyuntura. En los últimos diez años nos hemos consolidado como la primera organización del PP.

-Hay quien dice que usted es la alternativa moderada frente a Acebes o Zaplana.

-Los mismos que ahora me dicen moderado me llamaban radical cuando era secretario general del PP. Tengo mucho respeto a lo que han hecho Acebes y Zaplana porque sus responsabilidades son muy complejas. Yo fui un ministro de Trabajo con muchos acuerdos a la espalda y de ahí salté a secretario general, a criticar todos los días al PSOE. Soy centrista desde que empecé en política. Y soy el mismo, aunque a veces juegue un papel y otro. Pero ya no soy una persona clave para la política nacional. Es una etapa pasada. Ahora soy alguien que intenta ser clave para la política andaluza.

-¿Se hará foto con Juan Carlos Juárez esta campaña?

-¿Juan Carlos..? Mire usted, no lo tengo previsto aún, salvo que pactemos con el PSOE y ellos se hagan una foto con todos sus imputados. Les haría falta un álbum.

  • 1