Local

James y Bryant colocan como nuevos líderes a Cavaliers y Lakers

El equipo de Pau Gasol, que sigue sin jugar, consiguieron el sexto triunfo consecutivo y el liderato de la División Pacífico.

el 13 nov 2009 / 08:29 h.

TAGS:

El jugador de los Lakers Jordan Farmar intenta bloquear el lanzamiento de Leandro Barbosa de los Suns.

El alero LeBron James y el escolta Kobe Bryant se hicieron sentir en la jornada de la NBA al ser las figuras que guiaron a sus respectivos equipos de los Cavaliers de Cleveland y Los Ángeles Lakers al triunfo y además les convertieron en los nuevos líderes de división.

El día en que el pívot Shaquille O'Neal volvió al American Airlines Arena, de Miami, pero esta vez como compañero del "King", sintió de inmediato el poder de James, que con 34 puntos, siete asistencias y cuatro rebotes fue el líder indiscutible del equipo y permito a los Cavaliers ganar por 104-111 a los Heat.

Además del triunfo, James también tuvo la oportunidad de enfrentarse en un duelo de futuros agentes libres estelares al escolta Dwyane Wade, su gran amigo, que le ganó el duelo encestador con 36 tantos, cinco asistencias y cuatro rebotes, pero su equipo una vez más no respondió de la misma manera.  Wade logró por séptimo partido anotar 30 o más puntos en los enfrentamientos que ha mantenido contra los Cavaliers.

James no aportó mucho sobre la posibilidad de jugar con Wade la próxima temporada, en caso de que el astro de los Cavaliers se declare agente libre, pero sí admitió que le haría una gran ilusión jugar con Michael Jordan, un sueño que siempre tuvo desde niño.

"En un mundo fantástico, hay muchos jugadores en la NBA con quienes uno quisiera saber cómo sería jugar en el mismo equipo", comentó James. "No sólo yo, todos en la liga han imaginado jugar algún día con alguien, incluso con gente que ya no está en la NBA. Yo soñaba con Michael Jordan. Todos tuvieron ese sueño".

Jordan fue uno de los espectadores de lujo que acudieron a ver el partido y estuvo además sentado al lado del presidente de los Heat, Pat Riley, el mismo que lo motivaba como entrenador del equipo contrario a hacer todavía mejor las cosas para ganar con los Bulls de Chicago.

En cuanto a Wade, James señaló que su desempeño hace que el Heat tenga probabilidades de dar pelea en la fase final.  "Cuando uno tiene a un jugador que puede resolver el partido en el cuarto periodo, como sabe hacerlo Dwyane Wade, el equipo se vuelve un gran rival", admitió James.


Por su parte, Wade declaró que él y James habían hablado de la posibilidad de ir al mismo equipo, pero la estrella de los Cavaliers reiteró que no iba a hablar más del asunto de los agentes libres mientras no concluyese la temporada.  "Esto nunca me ha provocado estrés", declaró James. "¿De cuántas maneras puedo responder la pregunta sobre los agentes libres? Llegué a un punto en que no puedo contestar de otra manera, de modo que para mí carece de sentido seguir hablando de esto". Al margen de donde puedan estar la próxima temporada, los seguidores de los Heat pudieron verlos juntos y confirmar que son las grandes estrellas de la NBA.

El base Mo Williams acertó con cinco triples y aportó 25 puntos; J.J.Hickson, que jugó su tercer partido consecutivo como alero titular, logró 18 tantos, su mejor marca como profesional, y O'Neal llegó a los 14, después que los seguidores de los Heat lo abuchearon.
La victoria, tercera consecutiva, dejó a los Cavaliers con marca de 6-3 y como nuevos líderes de la División Central, primera vez en lo que va de temporada, y además barrieron en su visita al estado de Florida después de haber ganado también la pasada noche a los Magic de Orlando, en revancha de las Finales de la Conferencia Este.

La buena noticia para los Heat (6-2), que rompieron racha de tres triunfos seguidos, fue la actuación del alero Michael Beasley al aportar 24 puntos, su mejor marca de la temporada, con seis rebotes. Pero no pudieron evitar la séptima derrota ante los Cavaliers en los últimos nueve partidos que han disputado.

Mientras, en el Staples Center, los actuales campeones de liga, con Bryant y el poder de los hombres altos encabezados de nuevo por el pívot Andrew Bynum y el reserva Josh Powell, que comienza a hacer menos notoria la ausencia del español Pau Gasol, ganaron fácil 121-102 a los Suns de Phoenix en duelo de equipos ganadores.

Los Lakers con los 29 puntos de Bryant, el doble-doble de Bynum, que logró 26 tantos y 15 rebotes, más las 14 anotaciones de Powell le dieron a los Lakers (7-1) el sexto triunfo consecutivo y el liderato de la División Pacífico.

Una vez más quedó demostrado, que la velocidad y el ataque de los Suns no son ningún problema para la defensa de los Lakers, que además dejó al descubierto lo poco fiable que es la del equipo de Phoenix, que rompió la racha de cuatro triunfos seguidos.

El base canadiense esta vez no pudo ser el centro de atención del "showtime" estuvo muy lejos de las actuaciones brillantes que ha tenido en lo que va de temporada con dos partidos de 20 asistencias.  Por el contrario paso desapercibido y fue un jugador más de su equipo que se quedó con sólo 13 puntos y cinco asistencias, para dejar a los Suns con la peor anotación en lo que va de temporada.


Tan poca inspiración tuvo su equipo que ni tan siquiera jugo los últimos 15 minutos, no era necesario que gastase energías, los Lakers con Bryant y el resto de sus compañeros ya le habían enseñado a los Suns lo que hay que tener dentro de la plantilla y lo que hay que hacer en el campo para ser campeones de liga. Nada más que los fundamentos del baloncesto, una excelente defensa, poder de los hombres altos, un juego sólido de transición y un ataque con una figura como Bryant, que puede anotar desde cualquier posición y en cualquier momento.


La imagen más clara del dominio que tuvieron los Lakers quedó demostrada en que el alero titular y jugador franquicia de los Suns, Amare Stoudemire, se quedó con ocho puntos después de fallar 13 de los 15 tiros que hizo a canasta.

  • 1