Economía

Jamón al corte a orillas del Támesis

El exclusivo barrio londinense Notting Hill alberga la primera tienda de productos andaluces

el 14 nov 2009 / 20:29 h.

La tienda ‘Alegría’ en el barrio de Notting Hill.

Los productos andaluces no sólo deben saber bien, sino que además han de tener buen gusto. Ésa es la idea inspiradora con la que Carlos García dio a luz a Alegría, una nueva marca de productos tradicionales de Andalucía transformados bajo un diseño propio, que invita a los londinenses a empaparse con lo mejor de nuestra cultura desde su tienda en el exclusivo barrio de Notting Hill.

"En Andalucía tenemos una materia prima exquisita, inigualable, pero no sabemos editar ni vender y nos cuesta mucho salir fuera", dice García. Y es que Alegría apuesta por el diseño y la imagen como los ingredientes perfectos con los que cerrar el círculo descrito por la ya conquistada calidad de los productos de toda la vida, y conectar así lo más auténtico del campo de Osuna o Jabugo con el fashion style londinense.

No en vano, los alimentos, los complementos de moda, la bisutería y los vinos de Andalucía llevados a la tienda no se exponen al visitante, sino que se disponen para que éste pasee por un itinerario que resume "el carácter y la cultura de la región". A su vez, este camino se complementa con un área reservada a la interacción, donde se pueden degustar catas de vino o aceite de oliva y asistir a jornadas de formación sobre el corte del jamón o recetas mediterráneas.

"Nuestras mercancías estrellas son el aceite y el ibérico, sin duda. De hecho hemos creado la primera línea de catering de jamón al corte para fiestas y eventos de Inglaterra", destaca García. A su juicio, en un producto tan trabajado y maduro como el ibérico aún quedan metas por alcanzar en cuanto a su edición y formatos, que en el saturado mercado de Londres resultan ser las armas más útiles para "diferenciarse y crear tendencia".

"En Andalucía nos falta a veces innovación, porque ésta supone riesgos. Por eso Alegría aspira a convertirse en una puerta por la que sus productores puedan dar un paso más allá de sus fronteras", señala el empresario.

Predica con el ejemplo, ya que, a pesar de la coyuntura económica, García ha apuntado alto. "El proyecto comenzó hace un año, en plena crisis, y sólo con fondos propios. Precisamente por eso he ido a por todas. Un buen local, en un lugar exclusivo, unos productos de primera calidad, con unos diseñadores profesionales y una imagen trabajada. Tiene que ser así", sentencia.

Su meta es aprovechar las próximas Olimpiadas de Londres para explotar al máximo el negocio y empezar a tejer una red de tiendas Alegría que germine desde un segundo centro en Chelsea y con la que lograr que el jamón y el mosto desbanquen al fish and chips a orillas del río Támesis.

  • 1