Deportes

Javi Varas: "El Camp Nou me debía una"

El portero del Sevilla vivió el día después de su memorable actuación junto a su familia y sin sacar pecho.

el 23 oct 2011 / 21:35 h.

Javi Varas disputa el balón con Iniesta.

Javi Varas fue, sin duda, el gran nombre propio del Sevilla en el Camp Nou, aunque no es la primera vez que el portero brilla. Desde que se hizo con la titularidad, siempre ha respondido a las expectativas. Su actual campaña sólo puede calificarse de espectacular y este partido, con intervenciones prodigiosas, lo ha encumbrado definitivamente.

Javi Varas no sacó pecho un día después de su inolvidable actuación. Por la mañana fue a entrenarse con cara de sueño, como todos, y luego decidió quedarse en casa, "con la familia y atendiendo a la gente, porque es normal". El canterano sabe que armó un lío ante el Barcelona, pero lo vive con la misma prudencia -sabe cómo es este mundo- que le ha llevado a ser el portero más en forma del fútbol español en estos momentos.

"Era mi tercer partido allí. Antes de viajar le dije a los míos que a la tercera iba la vencida. El Camp Nou me debía una. Por suerte, todo salió bien y conseguimos puntuar ante un gran rival", cuenta Javi Varas, quien, por fin, se ha podido sacar la espina de sus anteriores visitas ligueras. En la primera perdió 4-0; en la segunda, 5-0.

Esta vez, su actuación resultó vital para que el Sevilla se fuese con la cabeza alta. Sus paradas, milagrosas algunas de ellas, demostraron que su gran temporada no es fruto de la casualidad. Cuando parecía que el Barcelona le batiría, el de Pino Montano lo evitó una y otra vez. "Me quedo con todas las paradas que hice. Todas sirvieron para que el equipo no encajase goles. Pero si tuviera que elegir... sería una que le hice a Iniesta. Posiblemente no fue la más espectacular, digamos, pero me quedo con esa parada por su dificultad. Iniesta disparó, el balón pasó por debajo de las piernas de Martín Cáceres con el césped muy rápido, sin mucha visibilidad ante ese remate... Creo que fue la más difícil".

EL CARA A CARA CON MESSI. El broche a su extraordinario partido llegó en el tiempo de prolongación. Iturralde pitó penalti contra el Sevilla y Messi cogió la pelota. "Durante la semana trabajamos con Javi García (preparador de porteros) y Andrés (Palop) aspectos específicos de cada equipo. Se estudian los lanzamientos de falta, los de penalti, el porcentaje que tienen los jugadores chutando hacia un lado u otro de la portería, el resultado de sus acciones... Muchas cosas. Pero luego eres tú quien decide si te tiras a hacia un lado u otro. Mi intuición me dijo que Messi iba a lanzarlo hacia ese sitio y tuve la suerte de pararlo", cuenta Javi Varas, quien con su vuelo evitó la derrota.

FELICITADO POR LOS AZULGRANAS. Tras el partido, el guardameta recibió la felicitación de sus compañeros y también de muchos jugadores del Barcelona. "Víctor Valdés, Iniesta, Cesc... Incluso Unzué. Mucha gente me ha dado la enhorabuena. ¿Messi? La verdad es que no recuerdo si me dijo algo porque al final del partido nos abrazábamos todos de la alegría".

Javi Varas también ha recibido, como no podía ser de otra forma, la felicitación de muchos amigos. Su teléfono ardió ayer. "Mucha gente me ha dado la enhorabuena, al igual que han hecho mis compañeros de equipo, los técnicos... He recibido mensajes de amigos, de antiguos compañeros, de entrenadores... Pero por la calle no he andado mucho. Fui a entrenarme y luego a casa", relata.

HUMILDAD ANTE TODO. Javi Varas es un buen ejemplo de futbolista que saborea el éxito tras pasar mucho tiempo esperando una oportunidad. Ésta le llegó la pasada campaña y desde entonces demuestra que no estaba ahí de adorno. Ahora que el fútbol le sonríe, él piensa mantenerse fiel a su forma de ver las cosas y de actuar. "Hay que seguir siendo cautos. No voy a cambiar. Todo me ha venido muy rápido, pero estaba preparado. He sido cauto y sencillo cuando todo era más difícil y ahora que soy feliz y disfruto no voy a cambiar", comenta.

"Es normal que me llame mucha gente, que salga en los periódicos y todas esas cosas después de haber hecho un buen partido, pero yo siempre he sido una persona a la que le gusta estar en segundo plano. He trabajado mucho para llegar hasta aquí y quiero aprovecharlo. Siempre he pensado que estaba preparado para cuando llegara el momento", afirma el guardameta, mucho más feliz pasando el día junto a su hijo y el resto de su familia que sacanco pecho tras una actuación en el Camp Nou que recordará toda su vida. Su sencillez le ha llevado hasta la élite del fútbol español y él sabe que ahora que le paran por la calle y todo le sonríe no puede dejarla a un lado.

  • 1