Local

Javier Arenas

Sólo le quedan 15 días. Javier Arenas lleva desde 2004 de campaña y ya le ha llegado la hora de la verdad. Es su tercera vez, después de dos intentos fallidos en 1994 y 1996. En esas dos citas obtuvo 41 diputados y 40, respectivamente.

el 15 sep 2009 / 00:30 h.

Sólo le quedan 15 días. Javier Arenas lleva desde 2004 de campaña y ya le ha llegado la hora de la verdad. Es su tercera vez, después de dos intentos fallidos en 1994 y 1996. En esas dos citas obtuvo 41 diputados y 40, respectivamente.Ahora, la situación de partida es otra: 37 parlamentarios y un candidato que viene de vuelta de la política nacional después de haber ocupado distintas carteras en el Gobierno de Aznar.

Su experiencia de gobierno es uno de los reclamos más utilizados por el candidato del PP desde que vuelve a aspirar a la Junta: el Arenas ministro de Trabajo en una España que creó cinco millones de puestos de trabajo. Otro aval son los 150 alcaldes que su partido tiene en Andalucía, de cuyo tirón quiere sacar tajada y ha situado en lugares privilegiados de sus listas.

Arrebatar el poder a un PSOE que lleva la friolera de 25 años en el Gobierno de Andalucía no es tarea nada fácil. Arenas en su regreso lo dejó claro: "No quiero resignados". Tampoco quiere cerca a los pesimistas. Llegó como reconstituyente de un partido que quedó con la moral por los suelos en marzo de 2004, después de que los socialistas recuperaran la mayoría absoluta. "Es un valiente porque podría haberse apuntado a lo que era más fácil", le dedicó Mariano Rajoy el pasado septiembre durante su proclamación por tercera vez como candidato.

El líder popular ha dado por cerrada su página en la política nacional gane o no Mariano Rajoy. Si pierde, Arenas ha prometido que ejercerá la oposición en Andalucía y ocupará un escaño en el Parlamento del que no ha disfrutado estos cuatro años. Estar fuera de la Cámara le ha permitido recorrer miles de kilómetros: unos 320 al día desde que regresó en 2004, según calcula.

Ha visitado 525 pueblos desgranando sus "recetas para el cambio". Cinco grandes reformas centran su programa: administración, impuestos, ayuntamientos, educación y sanidad y ordenación del territorio.

Arenas salta con soltura en su discurso del "despilfarro" de la administración y el "régimen del carné del PSOE", a la promesa de convertir la región en la comunidad española donde menos impuestos se paguen y la garantía de que él sí puede alcanzar el pleno empleo. Dentro de tres domingos se verán los resultados.

  • 1