miércoles, 21 noviembre 2018
19:40
, última actualización
Local

Javier Márquez: "Si algo no me apasiona, no puedo escribir sobre ello"

el 11 mar 2012 / 21:12 h.

TAGS:

Javier Arenas (i) saluda a José Luis Sanz en un acto en Los Palacios y Villafranca este domingo.
-->--> -->

A quienes conozcan sus libros le costará creerlo, pero Javier Márquez (Sevilla, 1978) nunca ha pisado Las Vegas. Lo que sucede es que ha pasado tanto tiempo buceando en películas y libros que hablan de la capital del vicio, que casi podría empadronarse en ella. Allí regresa una vez más con su última novela, Letal como un solo de Charlie Parker (Salto de Página). "Me hace gracia cuando me dicen ‘se nota que conoces bien la ciudad'. Pero lo que me interesa es su idiosincrasia: el hecho de que Las Vegas fuera el catalizador de grandes artistas y grandes criminales en los años 60, de modo que en un casino podía estar actuando Frank Sinatra, frente a él podía estar sentado Kennedy y en otra mesa el gran capo del crimen organizado Sam Giancana".

Con estos mimbres, el autor de la biografía Elvis, corazón solitario o del ensayo Rat Pack, viviendo a su manera no dudó en usar su bagaje para tejer una trama de tintes negrocriminales que, desde la narrativa pura, alude a personajes y hechos reales. "Habrá quien diga que no tengo imaginación, pero creo que la clave es meterte a fondo, y yo lo he hecho. Si algo no me apasiona, no puedo escribir sobre ello. Tienes que vivirlo", asevera Márquez, quien actualmente trabaja como jefe de cierre de la revista Esquire.

Letal como un solo de Charlie Parker gira en torno a Eddie Bennett, alias el Figura, un "solucionador de problemas" que recibe el encargo de gestionar el papeleo sobre una joven actriz que se ha suicidado. Una serie de sospechas le llevarán al set de rodaje de la película El conquistador de Mongolia , en medio del desierto, donde tendrá que medir puños con la estrella más popular del momento: John Wayne. Ayudado por una resuelta periodista, Eddie Bennet se irá encontrando con nuevos cadáveres que lo conducirán a descubrir un dramático suceso y una conspiración para ocultarlo; una trama que podría suponer cientos de vidas y en la que están implicados la Mafia, la CIA y el Ejército de los Estados Unidos.

"Después de escribir Rat Pack, quería ahondar en el aspecto político del tema. El gobierno de los Estados Unidos colaboró estrechamente con el crimen organizado desde la II Guerra Mundial hasta al menos los años 60. La mafia es un aliado o un elemento a seguir cuando interesa", explica el autor.

Así, Márquez va dando forma a una trama absorbente, que participa de varios géneros. "Por el tono, es una novela negra clásica. Pero el personaje protagonista, mi detective, no es Bogart: es más un personaje de los 60 que de los 40: es falible, comete errerores, es manipulable por las mujeres. La periodista Janet Baker, sabe imponerse a los hombres, y ese contraste me gusta".

¿Volverá Javier Márquez pronto a Las Vegas, al menos "espiritualmente", como le gusta decir? "Todo el mundo dice que huele a continuación. Yo encantadísimo, pero antes quiero hacer una novela negra ambientada en Sevilla, a ver qué tal sale. Me gustaría darle la réplica a Robert Wilson, que me resulta frío. Sevilla es un escenario fascinante, que ha sido muy poco tratado en la literatura y en el cine".

  • 1