Cultura

Javier Moro e Inma Chacón ganan unos Planeta con gancho

El escritor vence en la 60º edición con ‘El imperio eres tú’, y la hermana de Dulce Chacón con la obra ‘Tiempo de Arena’.

el 16 oct 2011 / 08:27 h.

Su nombre había sonado tanto en las quinielas del Planeta, desde hacía ya varios años, que parece una noticia ya leída en alguna parte: Javier Moro resultó ayer vencedor del Planeta en su 60o convocatoria. Inma Chacón resultó elegida finalista. El premio de premios de las letras españolas recayó este año sobre dos autores que tienen mucho en común: ambos son amantes de los escenarios exóticos, ambos tienen acreditados tirón de ventas y ambos cuentan con un innegable encanto personal, además de sus atributos literarios.

Eran más de las doce de la noche cuando, al término de una cena celebrada en el Palau de Congresos de Catalunya con la presencia de los Príncipes de Asturias, las copas de cava se alzaron para brindar por las dos obras escogidas por un jurado integrado por Ángeles Caso, Pere Gimferrer, Rosa Regás, Carmen Posadas, Alberto Blecua, Juan Eslava Galán y Carlos Pujol.

El imperio eres tú, presentada con el título El emperador del fin del mundo y bajo el pseudónimo de Agustín de San José, es una novela en la que Javier Moro desarrolla una minuciosa crónica de la vida del emperador de Brasil, Pedro I, que reinó en la primera mitad del siglo XIX.

"Esta vez me llevo al lector a Brasil", comentó un exultante Moro, "para contar una historia de la larga lucha del hombre por la libertad. Mi novela habla de uno de los monarcas más sorprendentes que hayan existido, y que por cierto era español y siempre estuvo del lado de la libertad. Fue un desastre como marido, dicen que tuvo más de 120 hijos y apenas reconoció a una docena. Mitad don Juan y mitad don Quijote, al final de su vida ya no le interesó el poder, solo la gloria. Si hoy Brasil es un gran país unido, se lo debe a él", añadió.

Por su parte, en la obra finalista, Tiempo de Arena, presentada con el título La flor de nilad y bajo el pseudónimo de Manila, la española Inma Chacón recorre las primeras décadas del siglo XX, de la mano de tres personajes femeninos que forman parte de "una contrastada familia", según adelantó la editorial.
En palabras de la autora, esta novela "habla de mujeres, de reivindicaciones, de igualdad ante la educación. Está situada entre el siglo XIX y principios del XX, y narra la historia de tres hermanas, cada una de las cuales lucha por unos derechos que las mujeres aún no tenían", adelantó.

Asimismo, Chacón explicó que esta trama se inaugura con un misterio. "Hay dos niños desaparecidos, y mientras se desarrolla su historia, vamos conociendo las circunstancias de la familia".

Inma Chacón quiso dedicar este premio "a mis hijas que me aguantan cuando escribo; a mi madre que siempre sonríe a pesar de los pesares; a todos mis hermanos y a mi familia, que siempre me acompaña. Y a Palmira -su agente literaria-, que me animó a presentarme al premio, y con la que mantengo algo parecido a un idilio", agregó.

APUESTAS SEGURAS
Quienes esperaban que la cifra redonda de 60 ediciones propiciara este año unos premios Planeta de alta literatura se vieron ayer un poco decepcionados. Al parecer, los tiempos no están para jugársela, y la editorial convocante parece haber optado por dos apuestas altamente comerciales, aunque no cuenten con el visto bueno de la crítica más exigente.

Aventurero y periodista free-lance, Javier Moro (Madrid, 1955), con cientos de miles de ejemplares vendidos en todo el mundo de obras como Pasión india o El sari rojo, es un fenómeno editorial de los que aparecen de muy cuando en cuando, además de uno de esos escritores que han hecho de su encanto personal uno de sus reclamos más efectivos. No obstante, hasta ahora toda la producción narrativa del sobrino de Dominique Lapierre se ha movido en el terreno de la no ficción, inspirándose en vidas reales. El emperador del fin del mundo será, pues, una oportunidad para comprobar si su pulso es igual de efectivo en los terrenos de la fantasía.

Por su parte, Inma Chacón (Zafra, Badajoz, 1954), hermana gemela de la malograda Dulce Chacón, doctora de Ciencias de Información por la Complutense, es profesora de Documentación, fundó y dirigió la revista digital Binaria, especializada en Comunicación y Tecnología. Su primera novela, La princesa india (Alfaguara, 2005), dedicada a su hermana, ha cosechado numerosos éxitos. También ha publicado los libros de poemas Alas y Urdimbres (Ellago Ediciones). Desde finales de 2005 es columnista de El Periódico de Extremadura.

En los dos casos, se trata de nombres que prometen atraer más al público de a pie que a los iniciados, que habrían preferido algo del tipo Eduardo Mendoza. Ya advirtió el viejo y llorado Lara, fundador del imperio editorial, que a diferencia de otros certámenes que buscan descubrir autores, el Planeta lo que ambiciona es encontrar lectores. 60 años después de haber dado con la fórmula, la casa no renuncia a ese objetivo. Y menos con una crisis demoledora sacudiendo el sector.

  • 1