Cultura

Jazz de quilates esta noche en el Teatro de la Maestranza

El saxofonista Wayne Shorter abre el ciclo de Grandes Intérpretes.

el 30 oct 2010 / 18:31 h.

El Teatro de la Maestranza inaugura su ciclo de Grandes Intérpretes con sabor a jazz del bueno de la mano del saxofonista Wayne Shorter, que se subirá esta tarde-noche al escenario para dar cuenta de su reconocido virtuosismo.

Wayne Shorter y la continua expansión de su cuerpo de trabajo están estrechamente ligados a la historia de la música moderna. Su música trasciende géneros, manteniendo el genio de la improvisación y la sorpresa del jazz.

Considerado como uno de los músicos más importantes y prolíficos compositores y en el jazz y la música moderna, Shorter tiene un destacado historial de logros profesionales en su histórica carrera como músico. Ha recibido el reconocimiento sustancial de sus compañeros, incluyendo seis Grammy y 13 nominaciones a ese mismo galardón.

Ha recibido doctorados honoríficos de la Universidad de Nueva York y el Berklee College of Music. En 1997, el Fondo Nacional de las Artes le otorgó el prestigioso premio Jazz Master.

La imaginación de Shorter y la innovación incesante de su música invitan a la comparación de su vitalidad permanente con la de Picasso en el mundo del arte o la de Bergman en el cine. Hoy en día continúa deslumbrando al público con su cuarteto y su proyecto Sinfónica, creando alguna de la música más potente de su carrera.

Si el prolífico compositor nunca hubiera escrito una melodía única, su sonido característico y la elección de las notas, el sentido de la economía y de expresión sin igual en ambos saxos (tenor y soprano) le habrían destinado a la grandeza.

Nacido en Newark, Nueva Jersey el 25 de agosto de 1933, tuvo su epifanía con el jazz cuando era adolescente: "Recuerdo ver a Lester Young cuando tenía 15 años de edad. Yo y un par de otros chicos estábamos esperando en el Teatro Adams y cuando finalmente se presentó tenía el sombrero que usaba y todo. Así que estábamos tratando de averiguar cómo entrar en el teatro por la escalera de incendios trasera. Finalmente, nos metimos en el entresuelo y vimos el show completo -las bandas de Stan Kenton y Dizzy Gillespie juntas en el escenario haciendo Peanut Vendor, Charlie Parker con cuerdas haciendo Laura y cosas por el estilo. Y Jacquet Russell... Ilinois. Él estaba allí haciendo lo suyo. Esa escena me impresionó tanto que decidí que conseguiría un clarinete. Lo tuve con 16 años y fue entonces cuando empecé a hacer música", recuerda.

De su currículo es de destacar cuando en 2007 se unió a la Filarmónica de Los Ángeles y un puñado de las mejores orquestas sinfónicas del mundo para dar rienda suelta a su nuevo repertorio sinfónico a base de reelaboraciones de composiciones sorprendentes y nuevos materiales.

  • 1