Local

Jesús de los hippies

Hubo un gran hombre, hijo de Dios, que nació en los años setenta para arrastrar tras de sí a todos los despreciados de la Tierra. Jesucristo Superstar aún vive. Su historia se canta hoy en Cajasol.

el 16 sep 2009 / 04:59 h.

TAGS:

Hubo un gran hombre, hijo de Dios, que nació en los años setenta para arrastrar tras de sí a todos los despreciados de la Tierra. Jesucristo Superstar aún vive. Su historia se canta hoy en Cajasol.

Lo que la agrupación teatral Corona Borealis representa hoy en el Centro Cultural Cajasol es algo mucho más intenso y mucho menos descafeinado que una versión moderna y oportunista de los Evangelios. La ópera pop Jesucristo Superstar es el testamento definitivo de la era hippy, que por entonces, 1971, estaba ya clínicamente muerta y que ahora parece resucitar, siguiendo el ejemplo de su protagonista. Es, además, el particular Concilio Vaticano II que los poperos, los desheredados, los alternativos, los pacifistas, los ingenuos, los despreciados y los descreídos de Occidente, por convicción o por moda y para mayor estupor de la ortodoxia, hicieron sobre una doctrina que ya no soportaba por más tiempo verse alejada de las calles y encerrada tras los barrotes del latín litúrgico.

Como si formase parte de esa misma revolución, el elenco no está formado por actores profesionales. Herodes es una monitora de educación especial de Dos Hermanas. Caifás es enfermero. Su suegro, Anás, vive en Olivares y trabaja en un centro de investigación de la Junta. María Magdalena es esteticista y quiromasajista. Pedro trabaja en una caja de ahorros. Y Jesús, claro, es maestro. También está Pilatos, que ejerce como portavoz de todos los anteriores cuando explica a El Correo una de las claves de esta representación: que aquí no hay play-back que valga y que todos los intérpretes cantan en directo sobre la música pregrabada.

"Los mejores momentos de este espectáculo de casi dos horas son muchos", dice el gobernador romano, de nombre José Manuel Suárez. "Uno muy emotivo es el de la canción de Simón el Celota, donde Jesús le hace ver al pueblo que no pretende combatir con las armas ni con la violencia, sino con la paz." Cita muchos más pasajes, sin olvidarse de aquellos en los que él sale, de la "épica final" de la crucifixión y de un misterio: la muerte de Judas. "Los Evangelios dicen que se colgó de un árbol, ¿no? Bueno, pues nosotros lo interpretamos aquí de otro modo bastante original, que no digo para no reventar la sorpresa." Si alguno de sus compañeros de reparto se chiva antes de tiempo, él se lava las manos.

Pilatos insiste en que se trata de una visión muy vanguardista de la Pasión "pero sin desvirtuar su esencia" ni los elementos claves de la historia, incluida la crucifixión a tres metros de altura. "Pese a ir vestidos con ropas actuales e informales, el respeto a la historia es completo. En la obra, todo el argumento tiene como eje el conflicto entre Jesús y Judas, alrededor de los cuales intervenimos los demás."

El último ensayo general con vestuario, que es el que ustedes ven, sale adelante en el Centro Cultural Atarazana de Bormujos durante la mañana del sábado pasado. Faltaban algunos detalles que los espectadores podrán presenciar hoy en la calle Laraña; el mejor de todos ellos, el que el desarrollo de la obra en escena vaya acompañado por un fondo de imágenes actuales que sirven como ilustración o metáfora de lo que los personajes van haciendo o diciendo en cada momento: guerras, bombas, pueblos... También aquí habrá alguna sorpresa.

Esta última semana de la vida de Jesús, desde la óptica de Judas, levantó pasiones que aún perduran desde su estreno en Broadway con libreto de Tim Rice y música de Andrew Lloyd Webber en 1971 y posterior versión cinematográfica de Norman Jewison. La música, aún popular en el recuerdo, será la misma. La historia, también. Sólo cambia Jerusalén: una vez más, Sevilla.

Qué: Ópera pop Jesucristo Superstar.

Cuándo: Hoy a las 21.30.

Dónde: Centro Cultural Cajasol, calle Laraña.

Cuánto: 4 euros.

Cómo: Entradas en taquilla.

Quiénes: Agrupación Corona Borealis. Dirige Luis Carlos Pérez. Entre los actores principales, Mario López (Jesús, de blanco y sin pelo), Yerai Recio (Judas, el que señala con el dedo en esta página), Laura Álvarez (María Magdalena), José Manuel Suárez (Pilatos, cuya hija Pilar -la de José Manuel, se entiende- también participa en los coros), Gonzalo Larrad (Caifás), Jorge García (Anás), Ana Ávila (Herodes).

  • 1